• Liceo Magazine

Thimbo Samb llega al Ateneu del Raval para demostrar que 'El Sueño es Vida'.

El actor de origen senegalés presentará su monólogo los días 7, 8 y 9 de octubre como parte del Festival de Teatro Migrante del Raval, Barcelona.



Parafraseando a Calderón, pero haciéndose eco de las palabras del Quijote, Thimbo Samb asume el protagonismo del nuevo montaje de Teatro Sin Papeles de la mano de su director, Moisés Mato, para contarnos cómo “los sueños son vida porque impulsan los pies en el camino y las manos en las tareas que se antojan necesarias”.


“Con el telón de fondo de la inmigración, el actor, protagonista de ese drama en la vida real, sobrevuela sobre su experiencia para sugerirnos un cambio de perspectiva. La historia que cuenta es también la historia de todos los inmigrantes".


Thimbo Samb es senegalés, llegó a España y tardó nueve años en conseguir papeles. Después de dos años participando en el Teatro Sin Papeles y ya con múltiples experiencias en cine y televisión, ha afrontado en solitario la puesta en escena de 'El Sueño es Vida', monólogo sobre su propia vida que lo ha hecho recibir aplausos de pie en sus múltiples puestas en escenas a lo largo del país.



“En realidad mi nombre es Thambo pero cuando llegué a España me lo cambiaron. No me di cuenta, yo llegué y no sabía decir en español ni hola ni buenos días. - Confesaba el actor al diario 20 minutos -. Soy de Senegal, de Kayar, un pueblo de pescadores que tiene unos 30.000 habitantes. Cuando llegué en la patera me sentí satisfecho. Nos remolcaron a Tenerife y lo primero que vi fue las montañas, el puerto y me pareció tan bonito. Había mucha gente haciendo fotos a los que llegábamos pero a mí me daba igual, estaba más pendiente de estar aquí. Pensé: estoy en el país donde nacen los blancos, ya soy rico”, dice riéndose. “Joder, fue una sensación guay, pero después me esperaba lo peor”.


Nueve años de sufrimientos le costó a Samb conseguir su regularización. Vivió en la calle, fue mantero, comía de los contenedores de basura y huía constantemente de la policía... hasta que finalmente lo atraparon. "Fue horrible, chaval, me pusieron esposas por primera vez en mi vida, yo eso era algo que veía en la tele. Y tengo grabada la imagen de la gente de la calle aplaudiendo. En nuestros países solo tenemos lo bonito de España. Yo tenía claro que venía cuatro o cinco años y volvía a casa a invertir y trabajar desde mi tierra, pero cuando llegué aquí fue una decepción total. Venimos pero no sabemos como es la realidad aquí, nos falta información. Nada más llegar es como volver a nacer de nuevo: te cambian el nombre y te meten a la cárcel por ser negro, inmigrante y pobre”.


De regreso a su "casa" (un rincón a orillas del río Turia) con su orden de expulsión en la mano, Samb conocería al ángel que le cambiaría la vida, Andrea, una trabajadora social del CEAR (Comisión Española de Ayuda al Refugiado) y nunca más estuvo solo. "En CEAR me hicieron la pregunta que cambió mi vida: qué quieres ser. Algo tan sencillo, tan natural y antes nunca nadie me preguntó eso. Yo era pescador y me gusta el teatro, les dije, y justo tenían un grupo de teatro oprimido. Por primera vez me di cuenta de que hay algo que me gusta en este país".



Gracias a la experiencia teatral, Samb llegó a un casting para actuar en la serie 'Antidisturbios' y se hizo con el papel. Desde entonces no ha parado. Estudió arte dramático y protagonizó varios cortos y series 'Servir y Proteger', 'Nasdrovia', 'Fuerza de Paz' hasta su gran experiencia: 'El silencio del pantano'. "joder, una peli para Netflix y además me pagan”.


Éste verano, Samb regresó a su país por todo lo alto, acompañado del cineasta y amigo Álvaro Blanco con quien ha estado rodando un documental para mostrarle al mundo el encanto de su país.



No hay ninguna duda. "El sueño es vida".