top of page
  • Foto del escritorLiceo Magazine

Gledys Ibarra, "La Monstrua" de la actuación venezolana llega a Madrid.




El nombre de Gledys Ibarra está intrínsecamente relacionado con la historia y las artes escénicas de la Venezuela contemporánea. Mujer de teatro, conoció la fama muy temprano tras obtener un personaje fijo en la exitosísima telenovela 'Cristal'. Tras su paso por múltiples series, se convirtió en la "reina del pueblo" venezolano como Eloína Rangel en la longeva serie 'Por Éstas Calles'; drama de corte social que denunciaba noche a noche los crímenes del país sureño. Entre tanto, seguía actuando en teatro y conquistando un nuevo espacio, el cine. La película 'Sicario' (1994), de Ramón Novoa la elevó a la cumbre de las grandes estrellas del cine internacional, ganando el Premio a Mejor Actriz de Cine en el Festival de Tokyo. Gledys haría historia en la televisión venezolana una vez más al protagonizar sus propias telenovelas, 'Volver a Vivir' o más tarde, 'Tomasa Te Quiero'. Entre una y otra, habría muchos más personajes emblemáticos. La situación venezolana la llevó a emigrar como a tantos otros compatriotas suyos y ahora vive en Londres, pero sigue visitando constantemente su país. Su última parada fue éste mismo año para presentarles el monólogo 'La Monstrua', del recientemente desaparecido autor Ariel Mastandrea, que éste 10 de Mayo los madrileños tendremos la oportunidad de disfrutar en el Teatro Amaya.



A través de un texto de enorme altura dramática, estructurado en un único personaje, Cornelia De Lange, 'La Monstrua', va contando fragmentos de su vida y profundiza en sus sentimientos y emociones para develar que esta mujer es un ser humano más. Que, si bien al principio de la obra se muestra como un personaje ajeno y extraño, se va a acercando cada vez más a lo que nos hace humano, el sentir de nuestras miserias y nuestros confusos pensamientos con un toque de humor negro.


Ibarra expresó que en la obra “no hay ni un solo rincón que se logre escapar de lo que es la teatralidad. No hay ni un pedacito de Gledys, no hay un pedacito de chiste que pertenezca a cualquier cosa cotidiana. Esto es una obra probada en muchas partes de Latinoamérica del dramaturgo Ariel Mastandrea”.



En los momentos de mayor simpleza, Ibarra desborda intensidad y se engrandece con un extraordinario dominio en la actuación.


“La superficialidad tomó cuerpo últimamente, no solo acá sino en el mundo entero. Hay que confesarse un poquito y creo que es lo que hace Cornelia a través de su experiencia con la belleza”. Cuenta Ibarra sobre su misterioso personaje, del que prefiere no adelantar mucho sino dejar que el público descubra en escena.


“Es muy lindo transitar los caminos de Cornelia. La no aceptación de la diferencia crea dolores que se quedan ahí para siempre. Habría que hacer mucha terapia para poder sanar los dolores que dejamos en el camino cada vez que despreciamos a alguien que no nos parece que está acorde, ni lindo, ni estéticamente agraciado. Es algo terrible porque nos estamos olvidando de lo humano. Esta obra es un grito de lo humano".



La dirección está a cargo de Rossana Hernández, para quien “La Monstrua” es un relato intenso, fascinante y hondo sobre las diferencias, intolerancias y la difícil tarea de aceptar al otro”.


La producción general y artística de Carolina Rincón, logra un diseño escenográfico bellamente concebido, sumado a la iluminación y la música, aportan la atmósfera ideal para colocar al espectador en el gran camerino de este circo de las Ilusiones, en el que Cornelia se ha dejado atrapar para ser exhibida con un vestuario y maquillaje impecables.


Para Rincón, Ibarra es un “diamante” porque todo lo que está a su alrededor es y significa brillo en el escenario y porque además posee una sonrisa que cautiva y es comprometida. Gledys Ibarra es un regalo de Dios".




Comments


bottom of page