• Liceo Magazine

Irene Sánchez Moreno nos ofrece 'Un refugio para la umbría'.

El próximo sábado 15 de enero se inaugura la segunda exposición individual de la pintora granadina en la Galería La Cámara Oscura de Madrid y la propia andaluza nos cuenta sobre su nuevo proyecto.

Irene Sánchez Moreno_Encuentro
Irene Sánchez Moreno_Encuentro

“Solana y umbría, dos conceptos que dan nombre y explican las luces y sombras en el paisaje. Laderas que durante largos períodos del año quedan expuestas al sol o a espaldas de éste. El luminoso blanco protagonista en mis obras muestra esos escenarios en los que prevalece la solana. Las sombras, el desasosiego o el vacío se reservan u ocultan en el interior de esas precarias estructuras; refugios inmersos en el paisaje. Llevo estas dos situaciones a mi obra, tanto desde un punto físico y material como desde una mirada más espiritual y reflejo del momento actual, al igual que otras dicotomías que se reflejan en las imágenes que construyo, como miedo y placer, malestar y confort, es una característica propia de mi trabajo. "Las imágenes que planteo son paisajes que tienen por objeto proyectar la extrañación de una tierra vedada e inaccesible. La inaccesibilidad e inmensidad de la naturaleza como detonantes de una especie de nostalgia inefable, de un vacío hiriente inducido por la contemplación de la grandeza en cada una de sus formas. El paisaje autonomizado, que rechaza la preponderancia del factor humano y que reconoce la desvinculación entre éste y el hombre, destaca por su descarada presencia. Del mismo modo, esta profunda escisión pretende evocar en el espectador no sólo el sacrificio destructor que se nos avecina, sino también una celebración de la belleza original y primigenia.


Irene Sánchez Moreno_El lago
Irene Sánchez Moreno_El lago

"Años atrás sí hubo hueco para los rostros, de hecho, eran los protagonistas, y el paisaje en el que estaban inmersos se reflejaba como una simple escenografía, literalmente era un telón de fondo. La figura ha ido desapareciendo poco a poco hasta un punto en el que la naturaleza se ha convertido en el elemento principal de mis últimas pinturas. Analizando esto con perspectiva, he podido observar en este proceso una evolución similar a la que ha tenido la presencia paisajística a lo largo de la Historia del Arte.”


Así pues queda de nosotros visitar La Cámara Oscura y adentrarnos en éste blanco frío e infinito para investigar qué nos sucede cuando estamos ante la inmensidad y la soledad de éstos paisajes. El día de la inauguración de la exposición la artista estará presenta y seguramente podrás compartir tu experiencia con ella... y viceversa.