• Liceo Magazine

El "Desierto Particular" de Aly Muritiba: reflexiones sobre el afecto masculino.

Conversamos con el cineasta brasileño a propósito del estreno en España de su aclamada película, representante de su país al Premio Óscar 2022.



Daniel, un instructor de una academia de policía suspendido, comienza a sufrir de "ghosting" por parte de Sara, su "crush" de internet. La chica había tomado una importancia relevante en su vida, marcada por problemas jurídicos, laborales y familiares; así que Daniel se niega a perder a la única persona que le da ilusión y decide lanzarse a la calle y recorrer 3.000 kilómetros de sur a norte de Brasil para buscarla. "Lo que

sigue es un viaje del corazón y una afirmación triunfante del amor y la humanidad", cierra la sinopsis de 'Desierto Particular', la última película de Aly Muritiba que se estrena en cines de toda España éste viernes 16 de Septiembre.


En la extradiégesis sabemos que son tiempos de odio en Brasil, el presidente Jair Bolsonaro, persigue sistemáticamente a las mujeres, los indígenas, la comunidad LGBTIQ+, los negros...


Daniel es una extensión de la necesidad vital, personal y creativa de Aly Muritiba de encontrar y brindar amor en éstos tiempos tan convulsos. Un cineasta arriesgado que se atrevió a librarse de lo denso que suele ser el cine autoral para centrarse en una historia de amor simple: un caballero tierno, romántico, que cual Quijote carioca sale a vencer mil molinos en búsqueda de su amada... ¿o amado? Aly Muritiba es heterosexual, por cierto.


"Contar ésta historia de amor desde un cine autoral tuvo una acogida increíble increíble en Brasil, por varios factores: primero por venir de un cineasta reconocido por drama sociales muy intensos, lo que le daba a la gente curiosidad por ver éste cambio. Segundo, al momento del estreno, todos en Brasil estábamos muy cansados de la realidad, viviendo bajo un régimen casi fascista, con peleas muy duras entre la gente común sólo por temas políticos, cansados del COVID, de estar encerrados, de perder a las personas que amábamos. Necesitábamos esperanza, necesitábamos sonreír y creo que por fortuna sentí eso al momento de rodar en 2019. Entonces cuando la película se estrenó, pues la gente lo primero que vio fue a un hombre salir de su casa en búsqueda de su amor, mientras muchos aún no podían salir y menos aún tener una historia de amor por lo complicado que resultaba conocer a una persona en plena pandemia. Así que al menos podíamos escaparnos por dos horas y vivirlo en una pantalla".



Aly Muritiba ha dedicado los últimos años de su carrera a reflexionar sobre el afecto masculino, la forma masculina de ser, estar y amar en la sociedad brasileña contemporánea, una sociedad esencialmente conservadora y patriarcal.


"La pregunta que me hice en el pasado y ahora es: ¿Cómo amamos los hombres? ¿Cómo podemos expresar lo que sentimos sin herir al otro? ¿Cómo hacerlo, si se nos enseña todo el tiempo que debemos ser fuertes, firmes, fríos En mis dos películas anteriores ['A mi amada' (2015) y 'Óxido' (2018)] los ejes de transformación por los que pasan los protagonistas son el duelo y la culpa; en 'Desierto particular' el deseo y el amor son los motores de la transformación".



¿Y cómo ama un hombre?

"Yo creo que los hombres heterosexuales hemos amado de una manera un poco egoísta, como supuestamente somos los más altos de la cadena alimenticia, porque somos los "más fuertes de la sociedad" hemos amado de una manera muy poco solidaria a nuestras parejas, especialmente a las mujeres. Tenemos una confusión entre amar y tener. Y ahora, los hombres de nuestra generación estamos viviendo una crisis (¡gracias a Dios!) porque las mujeres ya no están permitiendo ser tratadas como una posesión, ya no están permitiendo ésta manera pasiva de creer que amar es controlar. Y estamos aprendiendo a amar de una manera más solidaria, más cómplice, más libre. Hemos aprendido a amar de manera romántica y ahora el tiempo histórico nos está pidiendo que aprendamos a amar de otra manera".


Sin duda, Daniel es un hombre de ésta generación que menciona Aly. Sabemos que es un policía suspendido por comportamiento violento, pero también conocemos su lado sensible, humano, en el nivel de entrega hacia el cuidado de su padre (lo lleva al baño, lo ducha, lo acuesta, lo alimenta...) y el afecto hacia su hermana. Además, lo que más le importa es estar junto a Sara, a tal punto que deja todo para ir a buscarla.



De igual manera, cuando conocemos a Sara/Robson, su amadx, al otro lado del país, éstx también se desvive por el cuidado de su abuela. Dos escenas que además nos presentan a una sociedad donde los jóvenes literalmente se ocupan de sus de sus familiares mayores.


"Es muy curioso hablar de ésto en éste momento de mi vida. Nos cuenta Aly emocionado. Cuando le daba forma a Daniel, lo que pretendía como guionista era que el espectador se enamorase del personaje "míralo, es un policía, un hombre rudo, casi no habla... pero es un policía que cuida, que demuestra su amor por su padre, que se preocupa por su hermana...". Y ahora mismo, acabo de despedir a mi hijo de diecisiete años que se ha ido a vivir a Australia, al otro lado del mundo. Es un momento maravilloso y al mismo tiempo, durísimo. Por otro lado mi padre también está enfermo... en fin, que son experiencias que como hombre me han llevado a reflexionar sobre el poder de los lazos familiares. Pero no sé si esto ocurre sólo en Latinoamérica. Yo creo que los latinos somos más claros, más cálidos, a la hora de expresar ésta necesidad por la familia, pero también creo que es una necesidad humana. Nosotros como especie necesitamos de un clan, de una familia, de un grupo, porque somos muy frágiles".



'Desierto Particular' es una película hija de su tiempo. Daniel conoce su amor en una red social y se enamora de una persona a la que ha idealizado sin siquiera conocer personalmente. "Yo creo que algo positivo de las redes sociales es que sirven para mantener vivas las relaciones. Nos comenta Aly. Hasta hace veinte años usábamos las cartas, pero no era lo mismo, tardaban mucho en llegar, no podías ver a la otra persona...". Y justamente, ver y escuchar a Sara es lo que seduce a Daniel, por lo que la búsqueda del actor/actriz que le diera vida fue quizá la tarea más ardua de la preproducción.


"El casting fue de lo más particular. Nos confiesa el cineasta entre risas. Antonio Saboia (Daniel) me buscó porque supo a través de alguien que yo quería hacer ésta película. Me escribió por todas mis redes sociales pidiéndome leer el guión porque presentía que podía ser Daniel... como efectivamente sucedió porque era perfecto para el papel. Pero en el caso de Sara/Robson, obviamente era más complicado, porque yo quería a una persona no binarie para el rol, no quería a un chico ni a una chica cis género. Hice muchas pruebas hasta que una amiga me recomendó que mirara el Instagram de Pedro Fasanaro (¡Ya veis que la película sí que es hija de su tiempo!), que en ese momento tenía una identidad femenina y se llamaba Flor. Muy, muy linda. Entonces, al igual que Daniel le llamé y comencé a hablar con elle para ver si era posible que me sedujera, y para escuchar su voz que es algo tan importante... y así fue, me sedujo (risas)".



¿Pero cómo podría Aly Muritiba - director de cine, heterosexual, padre de familia, investigador de la masculinidad - reaccionar ante una experiencia como la del personaje creado por él mismo ante el descubrimiento de que la mujer que amaba realmente es un hombre?

"Creo que primero lo haría con sorpresa. Después quizá con un poco de rabia por pensar que fui engañado, pero creo que si sintiera lo mismo que Daniel la buscaría para tratar de entenderla y para tratar de entenderme a mí también. Y creo que al final le pediría que nos fuéramos a Río juntos en mi coche" (risa).


Y aunque no queremos "spoilear" a nuestros lectores, creo que más bien podríamos emocionarlos si decimos que es una historia con un final feliz, no hollywoodense, pero feliz.


"Yo quería evitar la tragedia. Lo conversaba hace poco. Las personas de la comunidad LGBTIQ+, las personas "queer", en su vida real viven tantas tragedias que no necesitan vivir más tragedias en el cine. Quería hacer una película de amor y quería terminarla como terminan las películas de amor".



Cuando 'Desierto Particular' se estrenó en Brasil fue un suceso en todos los sentidos, al punto que fue elegida por la Academia de Cine del país para representarla al Oscar (en la categoría Mejor Película Internacional)


"Fue increíble. Tener una película de amor "queer" en tiempos de Bolsonaro, elegida para representar al país, fue muy especial. Fue como un carta de amor contra el odio".


¿Podrá éste momento histórico en Brasil tener un final feliz al igual que la película?

"Parece que sí, parece que la esperanza está venciendo al miedo".