• Liceo Magazine

Sin ti no puedo: la importancia de ser 'mainstream'.

La sala del MK2 Cine Paz de Madrid fue el lugar escogido por Filmax y el equipo de comunicación de Relabel para ver y desglosar junto a Maite Perroni, Alfonso Bassave y Chus Gutiérrez las particularidades de una película como 'Sin ti no puedo'.


Alfonso Bassave, Maite Perroni y Chus Gutiérrez en el pase de prensa en Madrid.
Alfonso Bassave, Maite Perroni y Chus Gutiérrez en el pase de prensa en Madrid.

'Mainstream', comercial, "de género"... términos que muchas veces suelen ser peyorativos en el argot de los cinéfilos más radicales, que suelen preferir otros como "de culto", experimental, autoral... básicamente, la diferencia entre ser complaciente y ser sorprendente. 'Sin ti no puedo', la última película de Chus Gutiérrez ('Sexo Oral', 'Alma Gitana'), en salas de España a partir del 3 de Junio, teje muy fino con éstos dos hilos. En lo denotado, es un thriller brillantemente íntimo, de esos que se hicieron tan enormemente populares en los noventas ('La Mano que mece la cuna', 'Mujer Soltera Blanca'...), posiblemente todos provocados por el éxito de 'Atracción Fatal' y cuya premisa es muy sencilla: un hogar ideal cuya felicidad se ve amenazada por una misteriosa llegada. En lo connotado, es otro triunfo para la comunidad LGBTQIA que ve como sus historias y personajes sobrepasan el subgénero del "cine queer" para protagonizar una película de género dirigida al público general. Por comparación, recordemos el logro reciente de películas como 'Black Panther', que puso a la comunidad afroamericana en un blockbuster de superhéroes o a la 'Mujer Maravilla' o 'Mujercitas' que hicieron lo propio no tanto por la mujer en sí sino por la mujer cineasta, confiándole por primera vez en la historia unos presupuestos multimillonarios para sacar adelante sus producciones. ¿Significado? Igualdad y normalización de la diversidad.


Alfonso Bassave
Alfonso Bassave

Alfonso Bassave ('Dieta Mediterránea', '¡Te quiero, imbécil!') encabeza el reparto como Álex, un entrenador de gimnasio muy seguro de sí mismo, de su novio... y de la bondad de la gente. Alfonso: uno de los roles del arte es remover conciencias, acompañar, precipitar, empujar, reflejar... esos pasos que ya se están dando previamente en la sociedad. Afortunadamente hace ya muchos años que hay historias sobre la comunidad LGBTQIA en general, pero sí es verdad que si hace 20-30 años lo revolucionario era hacer "una película gay", ahora lo revolucionario es que un actor o personaje gay pueda protagonizar una historia cualquiera sin que eso suponga ningún tipo de protagonismo, o sea, que la tensión de la historia no esté puesta en su sexualidad. A lo mejor sí en su infancia, en la lealtad, en sus celos... pero no en el hecho de ser gay. Y creo que ese es el gran acierto de ésta película.


Mauricio Ochmann y Alfonso Bassave.
Mauricio Ochmann y Alfonso Bassave.

'Sin ti no puedo' es para Chus Gutiérrez y el equipo español "un milagro cinematográfico", una coproducción que surge desde México, con dos actores consagrados en el país latinoamericano (Mauricio Ochmann y Maite Perroni) ya a bordo y cuyo guión, firmado entonces por Frank Ariza y retrabajado acá por Alicia Luna, llegaría a su puerta a escasos dos meses antes de comenzar a rodarse. Chus: una propuesta como ésta es algo que no puedes dejar pasar. Tan pronto lo leí decidí lanzarme al agua. Y la verdad, si te soy absolutamente sincera es que cuando el guión llegó a mí me fijé más en el tratamiento que le daría a la historia que en el hecho de que los protagonistas eran gays, eso no era importante para mí. Era una pareja feliz y los retraté de la misma manera que lo habría hecho con una pareja heterosexual. Fue todo tan natural y tan orgánico que creo que hasta que la película no se estrenó (en México lo hizo en Abril) no nos dimos cuenta que habíamos hecho una película con personajes gays.


Chus Gutiérrez dirigiendo a Mauricio Ochmann y Alfonso Bassave.
Chus Gutiérrez dirigiendo a Mauricio Ochmann y Alfonso Bassave.

En 'Sin ti no puedo', ese hogar ideal de las películas del género es liderado por una pareja conformada por David (Mauricio Ochmann) y Álex (Alfonso Bassave), del que también forma parte una suegra de ensueño (Elena Irureta) y Ángel, el excéntrico ex de David (Pedro Casablanc). La presencia que alterará sus vidas es Blanca (Maite Perroni), la hermana de David, quien sale de la cárcel después de muchos años y se instala con ellos. Aquí comienza el drama. Pero a diferencia de aquéllas Peyton (La Mano que mece la cuna) o Álex (Atracción Fatal); acá no estamos nada seguro de sus intenciones. Maite: lo que más me gusta de éste género es el juego entre los actores, el director y el espectador. Nada está dado por hecho. Es un puzzle donde tienes que ir buscando las piezas y armando la verdadera historia.


Maite Perroni
Maite Perroni

Chus: tuvimos muy poco tiempo para prepararnos y para rodar. Así que tuvimos que hacerlo todo de manera muy natural, sin artificios, a saco... pero al mismo tiempo todo tenía que estar muy bien justificado para que fuera creíble. Pensar, por ejemplo: ¿qué llevaría a un hombre gay a tener sexo con una mujer? Tenías que entender muy bien la situación y al personaje para poder rodarlo. Aunque tengas muy poco tiempo, tienes que aprovecharlo bien y utilizarlo en hablar con el actor, en crear una conexión, una lógica en sus acciones, aunque solo sea una mirada... comodidad ante la desnudez, darle seguridad... La belleza y la química entre el trío protagónico es avasallante y te atrapa desde el primer momento. Un triunfo del equipo de productores encabezado por Álvaro Ariza ('Esto también pasará'), ya que los actores no tendrían mucho tiempo para conocerse antes de actuar.


Mauricio Ochmann y Alfonso Bassave.
Mauricio Ochmann y Alfonso Bassave.

Alfonso: es parte de la magia y de la mentira del cine: hacer creíble cosas que no son, no sólo que Mauricio y yo no éramos pareja, sino que ni siquiera tuvimos tiempo para conocernos antes de rodar. Lo único con lo que cuentas es con tu profesionalidad. En éste caso, afortunadamente, tanto Mauricio como Maite no sólo son muy buenos actores, sino que además son muy generosos, abiertos y disponibles, y hacen muy fácil el trabajo para quienes estén a su alrededor. En el caso concreto de Mauricio y yo, el mismo día que nos conocimos tuvimos que hacer las fotos de pareja que aparecen en la casa. Entonces nos presentamos y al minuto 4 ya estábamos dándonos besos y actuando ante la cámara como pareja. Un cuarto protagonista no tangible es el encargado de crear la tensión: el verano. Un elemento que Javier Salmones retrata a la perfección como Director de Fotografía, con la ayuda de Clara Ibarrola en la Dirección de Arte.


Alfonso Bassave.
Alfonso Bassave.

Chus: me gustaba mucho el tema del sol y el calor como elementos más del thriller: la luz, la piscina, el sudor... así que en ésta ocasión no vi tantos thrillers como referencia, sino más bien películas ambientadas en verano... quería que el verano fuera un personaje más. Maite Perroni, con una enorme trayectoria ante las cámaras de cine y TV pese a su juventud ('Rebelde', '¡Cuidado con el Ángel, Marichuy!', 'Antes muerta que Lichita'...) se enfrenta al mayor reto de su carrera con Blanca. Después de años dando vida a personajes claramente definidos (buena o mala, educada o grosera, inocente o perversa...) aquí tenía que adaptarse a las reglas del género y actuar sin poder dar pistas al espectador de las verdaderas intenciones de su personaje.


Maite Perroni.
Maite Perroni

Maite: trabajar en un thriller es algo muy enriquecedor, porque tienes que entretener al espectador, pero al mismo tiempo involucrarlo, engancharlo, hacerlo pensar... y desde el punto de vista creativo eso quiere decir que no puedes dar nada por sentado, mostrarte como un ser humano que no es ni tan bueno, ni tan malo, con toda su luz y oscuridad y con el que quizá incluso podamos indentificarnos mucho más y encontrar desde un lugar más honesto quién es el que te está contando la historia, porque no es un cliché o un estereotipo.

Chus: para mí el personaje más difícil es el de Maite, entre otras cosas porque Blanca no tenía apoyos, relaciones. Entraba sola en un mundo ya creado. Fue muy complicado el tema de medir hasta dónde llegar... ¿es buena?, ¿es mala? Era complicado. Otra característica muy particular de su personaje es que entra a éste mundo desnuda, no tiene ropa, se viste con ropa de otros... con lo cual su look tampoco puede darnos idea de quién es realmente. Maite: como actriz soy una defensora de todos los géneros. Cada uno de ellos tiene una forma de contar el cuento. Y el reto como actor es poder ser parte y moverte entre todos ellos y demostrarte a tí mismo de qué estás hecho.


'Sin ti no puedo' es una rara avis en el mundo del cine: puedes llamarla "thriller" o "película queer", comercial o "joya de culto instantánea", entretenimiento ligero o una revisión sociológica de la familia alternativa. 'Sin ti no puedo' puede ser lo que le dé la gana. Quizá, como en un buen suspense, ni siquiera sus involucrados se dieron cuenta de la magnitud de la obra que estaban creando.