• Véronique Rieffel

mounir fatmi, islam y arte contemporáneo (I)


"El Islam, al igual que otras religiones, filosofías y conceptos, debe ser utilizado y criticado por el arte y los artistas. Creo que todavía hay un pequeño espacio de libertad en el arte que debe ser utilizado al máximo".

El nombre de mounir fatmi (le gusta que lo escriban en minúsculas) ha sido recurrente desde que Liceo Magazine comenzó sus andadas este verano. De hecho, su obra fue pieza central - literalmente - de la Exposición Internacional de Arte Árabe Al-Tiba9, el primer evento cubierto por nuestra revista. Investigando para una futura conversación con el artista de origen marroquí establecido en París, nos encontramos con esta entrevista realizada en 2011 por Véronique Rieffel para la revista Islamania, del Institut des Cultures d'Islam de París, en la cual Fatmi habla de temas que nos interesa como su obra, el contexto de la misma, religión, política y arte contemporáneo. Así que, mientras llega nuestro momento, hemos decidido rescatar y traducir al español, este interesante diálogo.

Véronique Rieffel: ¿Es la historia del arte la historia del arte occidental? mounir fatmi: La historia del arte fue sobre todo una historia del arte occidental, y diría incluso cristiana. Por supuesto, hay rastros de arte musulmán u otras civilizaciones, pero sólo anécdotas o estudios específicos. No se pensaba que el arte o los artistas de Asia, África u Oriente Medio pudieran desempeñar un papel y tener una visión estética y contemporánea. Siempre he pensado que la historia del arte es una serie de acciones / reacciones continuas que nunca deben congelarse en el tiempo. Debemos ver la historia como una obra en progreso.

VR: ¿Es el arte contemporáneo un concepto occidental? MF: La idea de contemporaneidad es completamente occidental, es por esta razón que Occidente ha tenido grandes dificultades para aceptar otras estéticas procedentes de otros lugares. La ornamentación, por ejemplo, ha sido a menudo juzgada por los críticos del arte contemporáneo como primitiva, artesanal o demasiado superficial. Los artistas contemporáneos occidentales tardaron mucho tiempo en reconciliarse con la ornamentación, las primeras artes y el barroco para finalmente cambiar su apariencia en otras propuestas estéticas. No hay que olvidar el ensayo de Adolf Loos "Ornamento y Crimen" que afirma la incompatibilidad del ornamento con la vida moderna.

Creo que la idea de la contemporaneidad en el arte es algo similar a la democracia en la política. Incluso diría que la contemporaneidad debe provenir del pueblo y que no debe ser inyectada como un concepto de modo de vida y de creación. Es cierto que los países árabe-musulmanes habían perdido por completo el tren de la modernidad, con su velocidad, su mecanización y su desarrollo. Por otro lado, se encontraron con la red y la conexión; que los impulsó a toda velocidad en una contemporaneidad que ya no es necesariamente occidental.

VR: ¿sigue siendo relevante hoy día la tabla de lectura Este / Oeste? Especialmente en el campo de la creación?

MF: Es absolutamente necesario dejar a un lado esta dualidad Este / Oeste. Me temo que esto todavía es el resultado de la reflexión postcolonial. El campo de la creación fue quizás una de las primeras áreas en tratar de ver el mundo como un laboratorio y no como un terreno o un mercado para conquistar. La idea del mundo como laboratorio de investigación borra completamente esta dualidad y permite otras lecturas y varias otras posibilidades. Lo que quiero decir es que el mundo ha perdido el centro al crear la red. Ya no se pueden ver las cosas con esta dualidad, se obliga a multiplicar las lecturas y miradas especialmente en el campo de la creación. Hay necesariamente nuevas conexiones artísticas que deben surgir: entre África y China, China y los países árabes, los países árabes y América Latina, y así sucesivamente.

VR: ¿Te sientes percibido como un artista árabe en Europa o en los Estados Unidos o en el mundo árabe? ¿La recepción de sus obras cambia de un espacio a otro?

MF: Yo siempre pensé que la identidad era y sigue siendo un falso sujeto en el arte, el verdadero problema del arte es la creación. Dicho esto, es cierto que en Europa me consideran un artista marroquí, árabe, pero también africano o musulmán y a veces incluso "joven artista", que también es una identidad algo estúpida. En los Estados Unidos me consideran un artista francés desde que vivo en Francia y en algunos artículos soy bastante parisino, en resumen usted ve "lo que significo". Lo que es interesante es la creación, es mi propuesta estética, cuya recepción y allí estoy totalmente de acuerdo contigo: el cambio de un espacio a otro, de un país a otro (la transforma). Mi última experiencia de exposición en Estambul fue bastante interesante teniendo en cuenta el tema principal de mi exposición "Megalópolis", que trata de la construcción / deconstrucción de la idea de la ciudad. Me encontré en una ciudad dominada por una arquitectura islámica pero con una proyección y un deseo de modernidad y contemporaneidad hacia el europeo.

VR: ¿Qué piensas del entusiasmo actual por los artistas "de la cultura musulmana" (originarios o viviendo en Turquía, Irán, Magreb y Mashreq)? ¿Es en su opinión una moda pasajera o una conciencia duradera?

MF: No creo que sea una moda pasajera. No creo que podamos todavía pensar en el mundo al descuidar conceptos y proposiciones estéticas procedentes de otros lugares. Creo que fuimos la pieza perdida del rompecabezas y que ahora se está escribiendo otra historia de arte. No hay que olvidar que este interés surgió después de un largo proceso de creación y presencia en la escena internacional. No hemos esperado a que nuestros países se hagan democráticos, acepten pensamiento crítico, construyan museos y tengan una política cultural para hacer arte. Era necesario tomar el tren en movimiento, y sobre todo no contentarse con quedarse en el último vagón. En resumen, era necesario avanzar y, afortunadamente, algunos países árabes del Golfo dieron el paso de pasar de la construcción de las mezquitas a las de los museos y luego al mercado del arte y los coleccionistas que querían absolutamente completar sus colecciones ya que ya no podía pretender tener una colección internacional sin tener un artista africano, chino o árabe.

VR: ¿Crees que algunos de estos artistas disfrutan porque juegan el juego de una cierta forma de orientalismo interiorizado destinado a complacer a un público occidental?

MF: No, realmente no creo, pero entiendo lo que quieres decir. El problema de ciertos artistas árabes o africanos que, hace unos años, se proclamaron "artistas solamente" cuando surgió la cuestión de la identidad. Sí, puedo entender el deseo de complacer a esta dictadura occidental-contemporánea. Es cierto que los países árabes y africanos no estaban dentro de los criterios de la contemporaneidad occidental. Tomó tiempo para que los artistas, el público y los críticos comprendieran la sed de modernidad y democracia en estos países. ¿Podemos decir todavía hoy que Túnez y Egipto no son modernos y contemporáneos? Recuerdo lo criticado que fui por ser parte de la exposición "Africa Remix" en el Centro Pompidou. Muchos artistas y críticos han dejado claro que esto podría reducir mi trabajo y volverlo a una dimensión regional e identidad; simplemente porque todavía no habían entendido lo que iba a suceder después y lo que se discutió en esta entrevista. Por otro lado, una exposición como "Young British Artists", de 1992, en la galería Saatchi no planteó demasiados problemas de identidad a muchos críticos. Por el contrario, se ha convertido en una referencia histórica.

VR: ¿Cuál es el lugar del Islam en su trabajo y cómo lo aborda?

MF: Estoy trabajando en la idea del fin del objeto sagrado, la deconstrucción y el fin de los conceptos y los dogmas. Estoy especialmente interesado en la idea de la muerte de un objeto de consumo una vez que la utilidad ya no está actualizada. Esto puede aplicarse a una cinta VHS que en el uso se ha vuelto obsoleto, a un concepto de reflexión o un estilo de vida convertido en "nerdy". Un movimiento político como el Partido Comunista (PC) que se ha convertido en una generación más joven en una marca de computadoras "Personal Computer" Un movimiento revolucionario como el logotipo de "Black Panthers" que se ha convertido en una marca de moda para hacer camisas de polo para el deporte y de que incluso el lema "Burn Baby Burn" se utiliza actualmente para una marca de salsa picante que se puede comprar en Internet. Y por supuesto hay un trabajo que hice sobre la desacralización de objetos religiosos en la cultura musulmana, tales como alfombras de oración, así como ciertos textos y hadices del profeta. Para responder a su pregunta, creo que el Islam, al igual que otras religiones, filosofías y conceptos, debe ser utilizado y criticado por el arte y los artistas. Creo que todavía hay un pequeño espacio de libertad en el arte que debe ser utilizado al máximo.

VR: ¿Crees que hoy las representaciones del Islam provienen de una perspectiva orientalista (en el sentido en el que Edward Said lo entendió)? ¿Estamos viviendo un post-orientalismo?

MF: Sí, creo que las representaciones del Islam hoy vienen desde una perspectiva post-orientalista, pero también y especialmente después del 11 de septiembre la imagen del Islam en el mundo ha cambiado mucho. Hace una semana mi respuesta habría sido diferente dado lo que sucedió en Túnez y Egipto (las primaveras árabes). Creo que finalmente para muchos intelectuales y políticos occidentales la ecuación Islam y democracia se hizo posible, por lo que surge la posibilidad de otra mirada. Realmente creo que la democracia puede cambiar la imagen de los países musulmanes. La actual revuelta de los países musulmanes y su sed de democracia es la mejor respuesta para aquellos que todavía creen que una guerra se justifica por inyectar la democracia y despedir a un dictador. Estoy hablando de Irak y la posición de muchos intelectuales occidentales. Incluso creo que la administración Bush debe ser procesada por robar una verdadera democracia al pueblo iraquí que seguramente derrocará a Saddam Hussein en el contexto actual.

VR: ¿Por qué escogió el uso de la minúscula para escribir su nombre de artista?

MF: Esto comenzó con el software de Word que está formateado para poner los nombres en mayúsculas. Aceptar esta intrusión de la máquina es aceptar toda la máquina. Así que un día decidí no usar más mayúsculas y para mi sorpresa mucha gente se sorprendió y algunos diseñadores gráficos que trabajaron en mis catálogos incluso me trataron como pretencioso. Como lo que incluso un pequeño cambio puede causar todo un debate.

Esperamos alcanzar a mounir fatmi y saber cómo ha cambiado su opinión sobre todos estos eventos.

Esta historia continuará...

Presentación del artista Mo' Monhamed Benhadj entre las obras de mounir fatmi

Quizá también te interese leer:

* Al-Tiba9: la noche del arte contemporáneo árabe en Barcelona

#Altiba9 #ArteContemporáneo #ContemporaryArt #Arte #Islam #Árabe #Musulman #Marruecos #Moroc

© 2023 por Ximena. Creado con Wix.com

  • Black Instagram Icon

liceo