top of page
  • Foto del escritorLiceo Magazine

Latinoamérica: la gran protagonista de ARCO 2024. #5 Sandra Monterroso (Guatemala), Vera Chaves Barcellos (Brasil) y Shirley Paes Leme (Brasil).

Viene de:



Zielinsky presenta para ARCOmadrid 2024 una selección de obras de las artistas Sandra Monterroso (1974, Ciudad de Guatemala), Vera Chaves Barcellos (1938, Porto Alegre, Brasil) y Shirley Paes Leme (1955, Cachoeira Dourada, Brasil). Las investigaciones artísticas de las tres artistas presentes en el proyecto nos sitúan en el contexto y territorio latinoamericano, bajo

perspectivas ecológicas y de género.


La acción de hilar fibras es muy antigua en la historia de la humanidad. La fibra y el hilo como materia prima han sido el principal elemento del tejido, así como tejer es una expresión artística-cultural, es también una acción de sobrevivencia para casi todos los pueblos originarios del mundo.



La escultura textil “Nido Azul” (sobre éstas líneas) de la artista guatemalteca Sandra Monterroso, es inspirada en los nidos de los pájaros tejedores. Tanto esta obra como otras esculturas y pinturas de Monterroso han sido ejecutadas con materiales provenientes de la naturaleza, como conchas, cocos, plumas, sal, cochinilla, cúrcuma, indigofera, achiote. Desde los materiales, la artista se compromete por restaurar su herencia cultural y ancestral como artista Maya. Su investigación toma conciencia tanto de la realidad política actual como de la historia de las violencias en Guatemala –racial, social y de género–, bien cómo de las estructuras de poder heredadas del colonialismo para, desde un conocimiento situado, “sanar las heridas coloniales por medio del arte y de los rituales Mayas y de otras culturas”. Lo que se plantea es una mirada ecofeminista dotada de una espiritualidad mestiza.


(Vera Chaves Barcellos)


A partir de esta escultura de Monterroso, aunque ahora caminando hacia al interior de la imagen, encontramos un paisaje fractal en las fotografías de la brasileña Vera Chaves Barcellos. En “Muros” (1977), las fotografías se acercan mucho al objeto retratado, un zoom máximo que da lugar a fenómenos de pareidolia: manchas, agujeros, paisajes internos y externos de un cuerpo social que especula nuevos lugares de existencia. Las

obras “Muros” forman parte del proyecto “Testarte” de Chaves Barcellos, un trabajo/cuestionario presentado en diferentes países y

contextos como la Bienal de Venecia (1976)

y la Bienal de São Paulo (1977), en la que la artista incluyó al público en una dinámica lúdica de asociaciones entre imagen y palabra; entre pregunta y respuesta, que giraba en torno a las cuestiones de la constitución misma de la imagen.


Por otro lado se presenta la série “Epidermic Scapes”, desarrollada por Chaves Barcellos en la década de 1970 y recientemente exhibida en la exposición “Radical Women: Latin American Art, 1960– 1985”, Hammer Museum de Los Ángeles

(2017), Brooklyn Museum de Nueva York (2017) y Pinacoteca de São Paulo (2018). Las imágenes de la piel de la artista, y de otras personas, han sido ampliadas hasta tal punto que su función indéxica se pierde a medida que comienzan a tomar una apariencia más abstracta. La artista creó cada imagen aplicando tinta negra a diversas partes de su cuerpo sobre el cual luego frotó un pedazo de papel vegetal creando efectivamente un negativo que entonces amplió. Su intención siempre fue expandir las imágenes hasta tal punto que éstas pudieran desplegarse en el piso o pared de manera monumental y como si fueran paisajes terrestres.



Por fin, se presenta la documentación de la obra pública “Dream Tunnel, Formas Lúdicas no Espaço (Playground)” de Shirley Paes Leme. La obra, un parque público dedicado al juego infantil, desarrollado en la década de 1970, fue construido en un bosque en la ciudad de Uberlandia (Brasil) con materiales propios del entorno, maderas de los árboles caídos y, principalmente, ramas de media y pequeña envergadura. El proyecto buscaba crear un conjunto de grandes formas tejidas que, junto con sus valores estéticos, creaban una nueva concepción del juego para niños. La instalación-parque ha pasado por más de una generación hasta que fue removida por completo por el poder público sin motivo alguno en el año 2009. Además de esta serie de fotografías y como un complemento a los conceptos tratados en “Dream Tunnel, Formas Lúdicas no Espaço (Playground)”, se exhiben

“Garranchos”, un conjunto de palos en

bronce que componen, por medio de

garabatos, una escritura enigmática de un

orden no racional, así como “Construção

vernacular”, donde la artista utiliza el humo

para dibujar sobre los lienzos, en un intento

de capturar el instante, lo efímero.


Continúa en:

Comments


bottom of page