• Liceo Magazine

Dafne Artigot nos presenta la mejor exposición de arte "para creer" ésta Navidad.

'I want to believe' se exhibe en La Fiambrera Art Gallery de Madrid, del 13 de Noviembre al 15 de Enero.


“¿Quiénes somos?, ¿a dónde vamos?, ¿de dónde venimos?…” Artigot quiere poner sobre la mesa estas eternas cuestiones y hacernos reflexionar sobre la construcción que la Humanidad ha realizado históricamente de deidades para poder apaciguar nuestra zozobra ante lo desconocido y ante la muerte, y a la vez dar sosiego a nuestras almas ante las injusticias y penurias que sufrimos, pidiéndonos a cambio un ejercicio de fe que no cuestione nada más allá. “Las preguntas que nos hacemos los seres humanos intentan hallar su respuesta en la religión; pues la fe justifica las más diversas fantasías, como palomas anunciadores de embarazos a vírgenes, milagros realizados con vino, resurrecciones desde el mundo de los muertos y por supuesto la promesa de una existencia mejor en otra vida de la que en realidad ninguno ha regresado para dar explicaciones.”



Sus santos, dioses y vírgenes adoptan la forma de caprichosos juguetes para reflejar la complejidad de la identificación del individuo con sus semejantes, la dificultad de encontrar referentes de conducta, y sobre todo de vernos reflejados en la divinidad. Nuestra percepción de las imágenes impuestas o elegidas es cada vez más heterogénea como reflejan las imágenes de su nueva exposición 'I Want To Believe', más bien sacadas del imaginario de películas de serie B que de un libro religioso, y que podrá apreciarse en La Fiambrera Art Gallery de Madrid, del 13 de Noviembre al 15 de Enero.

“A mí tía Carmen, que era profundamente religiosa y no fallaba una misa, no había cosa que le entusiasmara más que intentar avistar Ovnis en la terraza. Siempre veía luces sospechosas con sus prismáticos y jamás se perdía un programa de Jimenez del Oso. Lo que me lleva a pensar que la necesidad humana de creer en un destino superior no es incompatible en sus formas, desde el Tarot a la Ouija pasando por los curanderos. Cuanto más perdidos estamos mayor es el deseo de hallar misterios que nos guíen.”


Un despliegue de exageración barroca y kitsch que rezuma humor, talento, habilidad técnica y sobre todo, más allá del chiste inicial, una profunda reflexión sobre las inquietudes humanas que unos reflejan en la religión y otros en la ciencia ficción, mientras algunos se refugian en la explicación científica. Dafne Artigot no pretende dar respuestas, pero nos hace reflexionar sobre el significado absoluto que otorgamos a las imágenes.


Lee también:

- El mundo necesita con urgencia una dosis de Dafne Artigot.