Entradas recientes

Harmonía Rosales: Black Imaginary to Counter Hegemony (B.I.T.C.H.)

June 25, 2018

 

Harmonia Rosales tomó por asalto el mundo del arte (vía Internet) recién el año pasado (el 5 de Mayo, exactamente) cuando publicó a través de sus redes sociales su propia versión de "La Creación", de Miguel Ángel, con Jesús, Adán, Dios y el coro de ángeles reimaginados como mujeres negras. En el contexto de un país con una vuelta al racismo más descarnado y la ascensión al poder de Trump y sus supremacistas blancos, la obra de Rosales constituía una poderosa y provocadora posición como mujer, artista, cubana y negra. "Degenerada", "blasfema", una "ladrona de la cultura blanca", fueron solo algunos de los insultos que Rosales recibió por parte de los conservadores americanos. "Le está haciendo mucho daño a su hija. Dios es blanco". Fue uno de los insólitos comentarios que recibió.

 

"La creación de Dios", según Harmonia Rosales.



"Como nunca había sentido ese racismo sin filtro, pensé en parar", contó Rosales a la revista OZY. "Cuando me entristecí por los comentarios, mi madre dijo: 'Eso te convertirá en un artista. La controversia. Estaba esperando eso". El "black pride" le viene a Harmonía de casa. Su madre, Melodía Benson Rosales, también artista, había escrito y publicado en 1996 Twas the Night B'fore Christmas, presentando un Santa Claus negro, y en 1999, Leola and the Honeybears: un recuento afroamericano de Ricitos de oro y los tres osos.

"De chica moría por una barbie como todas las otras niñas y le pedí una a mi madre para navidad. Cuando nos despertamos abrí mi regalo, era una barbie negra. ¡Me sentí tan decepcionada! ¡Yo quería la rubia! Entonces mi madre se inclinó y me dijo: 'Harmonía, no olvides nunca quién eres".

Ahora que Rosales tiene sus propios hijos, las implicaciones de raza e identidad han adquirido mayor peso. "Empecé a enfocarme en cuestiones de color cuando tuve a mi hija", dice. "Quiero que crezca amando cómo se ve".

 

La Virgen, según Harmonía Rosales



En Septiembre de 2017, Rosales tuvo su primera exposición individual, Black Imaginary to Counter Hegemony (B.I.T.C.H.), en la galería Simard Bilodeau  de Los Ángeles con un éxito abrumador. Presentó siete piezas, incluida The Creation of God, y se agotó en una semana. La Virgen (arriba) fue comprada por el actor Samuel L. Jackson.

 

"La creación de Dios", representa al personaje del título como una mujer negra, y NO HAY NADA EQUIVOCADO CON ESO. Esto ni siquiera debería haber sido controvertido. Todos "vemos" la espiritualidad de una manera diferente. Un hombre blanco, que dice que Dios (o Jesús, para el caso) se parece a un hombre blanco, no lo convierte en un hecho histórico. Una declaración reforzada reforzada en su siguiente obra, "El nacimiento de Oshun", que invierte "El nacimiento de Venus" en su cabeza. "Es muy importante darse cuenta de que las personas de color han existido desde el comienzo de los tiempos. Cualquiera puede ser un Dios."

 

El Nacimiento de Ochún, según Harmonía Rosales.

 

 

La blasfemia siempre ha sido parte del arte.
La academia también se interesó en Rosales. Christine Holloway, profesora de arte en Chicago, se sintió atraída por la reimaginación de El Hombre de Vitruvio (The Virtuous Woman, 2017), de Leonardo da Vinci,  "Mostrar la anatomía de una mujer negra en lugar de un hombre blanco, eso es interesante para mí", dice Holloway. "Me gusta la idea de que el sujeto sea la medida de lo que debería ser una persona, que tendría pechos pequeños redondos, caderas anchas, muslos gruesos y estómago estrecho. Y extremidades largas. Que es a) no cómo se vería el hombre blanco y b) tampoco cómo luciría la mujer blanca".

Después de esta exhibición, con la atención mediática sobre ella, Rosales comenzó a reflexionar aún más intensamente sobre la raza y la identidad. Al crecer, dice, la gente nunca estuvo segura de su origen étnico. "Me preguntaban, '¿Eres asiática? ¿De dónde vienes? '... Yo estaba como...,  "Bueno, soy cubana y también soy negra. 'Siempre tuve que descubrir qué decirle a la gente'.

Pero cuando se trataba de su arte, ella optó por eliminar cualquier sensación de ambigüedad. "Pinto mis personajes oscuros porque no quiero que los confundas con otra cosa que no sea esta forma pura de donde venimos".
 

La Mujer Virtuosa, según Harmonía Rosales.

 

Donna Seaman, autora de Identity Unknown: Redescubriendo a siete mujeres artistas estadounidenses, refuta a todos aquellos trolls que atacan a Rosales. "La blasfemia siempre ha sido parte del arte", sostiene, "y somos libres de expresarnos como queramos. Hay muchas vírgenes negras". Seaman también defiende la práctica posmoderna de tomar prestado de y comentar sobre el pasado. "Kerry James Marshall acaba de hacer Rush More, así que eso es una jugada en un conjunto existente de imágenes. Andy Warhol hizo La Última Cena. Lo que más le impresiona de Rosales es "el sentimiento genuino" que percibe en su obra: "No es solo cabeza, es corazón".

 

Rosales está planeando mudarse a Los Ángeles para estar más cerca de la galería que representa su trabajo, y de su socio y frecuente colaborador, el artista y actor Aldis Hodge. Pero esta madre de dos hijos no tiene planes de reducir la velocidad; de hecho, su hijo y su hija son la razón por la que ella es pintora. "Si no tuviera hijos, no haría arte en este momento". Me hacen concentrarme", dice.  Un enfoque que nunca les permitirá olvidar quiénes son.

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Please reload

Instagram
Archivo
Please reload

Síguenos
  • Instagram Social Icon
  • Facebook Basic Square

© 2023 por Ximena. Creado con Wix.com

  • Black Instagram Icon

liceo