Entradas recientes

El artista venezolano Pepe López expone en Londres una metáfora de su país

October 10, 2018

En Liceo Magazine, ya nos habíamos hecho eco del inminente opening de "Crisálida", exhibición en solitario del artista venezolano, Pepe López, pautada para este 15 de Octubre en la Fitzrovia Chapel, de Londres y que se presenta como una metáfora del exilio venezolano. Ahora, cuando todo está listo: los catálogos han salido de la imprenta, las invitaciones repartidas y las puertas a punto de abrirse... hemos tenido la oportunidad de conversar con López sobre la histórica propuesta que veremos (será la primera exposición presentada en la capital británica por Ruya Maps, organización hermana de la prestigiosa fundación iraquí Ruya).

 

 

El otoño es inminente. Las lluvias han regresado a Londres. Un venezolano corre a refugiarse en uno de sus más hermosos e históricos lugares, The Fitzrovia Chapel (una capilla del siglo XIX diseñada por el arquitecto victoriano John Loughborough Pearson y catalogada como monumento histórico de la ciudad), pero no lo hace por las razones que estos días suelen asociarse a los inmigrantes venezolanos en cualquier parte del mundo. O quizá sí. Pepe realmente está allí para dar los últimos toques a su primera exposición en solitario en la capital británica, la cual inaugura el próximo 15 de Octubre, cuando ofrecerá, para más revolución, una performance. 

 

Hola, Pepe: ante todo, muchas gracias por tomarte este tiempo para compartir con Liceo Magazine... 

Hola, chicos. Antes todo, gracias a ustedes por el apoyo que me han ofrecido con la difusión de Crisálida y su inminente exposición en Londres.

 

Ha sido un paso muy significativo: de Caracas a una de las capitales artísticas más importantes del mundo y el honor de ser la primera exposición que presenta Ruya Maps en esta ciudad... ¿Cómo se da ese encuentro, por cierto?
La curadora Tamara Chalabi que desde 2012 funda y preside la Fundación Ruya dedicada a la promoción de la cultura contemporánea en Iraq, motivada por el enorme éxito después de haber presentado las 2 últimas ediciones del Pabellón  de Iraq en la Bienal de Venecia, decidió, junto a un grupo de investigadores, ampliar su campo de acción y construir esta nueva plataforma de difusión del arte contemporáneo: Ruya Maps, que tiene como objetivo dar voz a los artistas que provienen de paises o zonas en coflicto. Tamara vino de visita a Venezuela, interesada en mi trabajo, para visitar la exposición Escape Room que presenté el año pasado en Espacio Monitor y después de ver la instalación Crisálida me invitó para que fuera parte del proyecto inaugural de la recién creada fundación.  


Vayamos entonces al principio... ¿cómo surge la necesidad de crear 'Crisálida'?

Crisálida es quizás uno de los trabajos mas íntimos que yo haya realizado, surge como una representación formal de la situación particular que vivimos a diario en Venezuela y que ha dejado una huella profunda en el sentimiento colectivo. Presento la huida o la partida como una posibilidad real de solucionar un problema que se ha convertido en crisis humanitaria.  Según estima la ONU, un total de 2,3 millones de refugiados venezolanos abandonaron el país en los últimos años, huyendo de la peor crisis económica de la historia reciente del país, con la mayor inflación del mundo y con problemas de desabastecimiento de alimentos, medicinas y productos básicos, además de una crisis enorme de educación y seguridad y sin garantías ni respeto básico a los derechos ciudadanos y a la libertad de expresión. 


Crisálida en una instalación de 18 metros de largo que incluye 200 objetos personales de mi casa en Caracas, cada uno está individualmente envuelto en película de polietileno o film transparente plástico, del que se usa para envolver charcutería.  Mis objetos y enseres personales están organizados con una estructura narrativa, a partir de la relación de mis búsquedas plásticas y conceptuales, con la situación cultural específica que vivimos en Venezuela, que es producto de la deriva social que enfrentamos desde hace ya más de una década. Crisálida es un conjunto de documentos personales con el que intento mostrar la carga emocional del desarraigo y el destierro..

 

"Crisálida" (Detalle). Pepe López. 2017. Fotografía de Julio Osorio © Pepe López. Cortesía de RUYA MAPS


 

Además de utilizar tus propios materiales y reliquias de tu familia, también "empaquetaste" obras de otros artistas latinoamericanos. ¿Te comunicaste con ellos?, ¿Cómo fue esa selección?  

Las obras de otros artistas incluidos en Crisálida, también forman parte de mi colección personal, son trabajos que he atesorado por muchos años, son producto del intercambio de afectos con artistas a quienes admiro y son parte de mi vida. Están incluidos una serigrafía de Jesús Soto que compré en su taller cuando yo tenia 15 años, en esa oportunidad recuerdo haber conocido al pintor Carlos Cabeza.  Hay una mesa roja deconstruída de Rafael Barrios que nos regaló a Mariela y a mi cuando nos casamos. Una obra del artista colombiano Rodrigo Echeverri que intercambiamos cuando participamos en una exposicioón colectiva en una feria en Nueva York con la galerista Beatriz Gil. También hay pinturas de Adrián Pujol con quien me une amistad de más de 20 años... en fin, Crisálida, más que una acumulación de objetos, es un álbum de recuerdos.


Este trabajo sin duda es una gran metáfora de la realidad actual del venezolano, pero, ¿pensaste que iba a terminar convirtiéndose en algo tan literal que terminarías llevándola contigo fuera de las fronteras venezolanas?  

Crisálida está predestinada desde su concepción para ser una mudanza. No se si lo esperaba o no. Lo que si es cierto, es que la obra ya estaba lista para viajar, todo estaba embalado, empaquetado, esperando su traslado. Desde el primer día esta instalación, variable en sus dimensiones y en su disposición, se fue transformando y creciendo. Mientras hacíamos el montaje, mi amigo Julio Osorio la fotografiaba en cada una de sus etapas.  La obra ha ido adquiriendo vida propia, emocionando a quienes la visitan. Una vez fue inaugurada, las reacciones fueron impresionantes, resultó ser la exposición mas emotiva que haya presentado y el público hizo suya esta instalación, vieron reflejada su realidad en la mía.  Se convirtió en un camino posible que todos compartimos. 


'Crisálida' no es sólo una simple instalación, es también el set para tu performance. Lo cual lo hace aún más interesante. 

El performance que hago en la instalación es parte esencial de la obra, es una narración que describe la capacidad que tenemos de proyectar nuestros recuerdos en nuestras posesiones e identificar la importancia de los objetos en la medida que se convierten en representaciones formales de nuestras emociones.  Es también una manera de decir que no me quiero ir, porque mi experiencia y mi memoria están enraizadas en mi país. 

 

 

"Crisálida" (Detalles). Pepe López. 2018. Fotografía de Julio Osorio © Pepe López. Cortesía del artista.

 


¿Y cómo queda  la escena del arte contemporáneo en Venezuela en medio de toda esta situación? 

A pesar de toda la durísima realidad que vivimos a diario, y que desde hace ya muchos años no contamos para nada con las instituciones del estado y la cultura pública, la escena del arte contemporáneo en Venezuela está más activa que nunca.  En nuestro país, trabajar por la cultura se ha convertido en una acción de resistencia. Los artistas hacemos todo lo posible por abrir una ventana que permita expresar nuestras ideas y ser una voz de libertad para nuestra sociedad aplastada por la violencia del estado. Y como nuestras ideas vienen acompañadas del apoyo de otras personas e instituciones, incluyo una nota de agradecimiento, a los valientes galeristas y curadores apasionados y fundaciones comprometidas que nos apoyan en estos momentos de crisis.  Espacio Monitor y Abra y D'museo y todas las galerías de los Galpones en Los Chorros, y Beatríz Gil en las Mercedes, Carmen Araujo en La Trinidad, El Anexo en San Bernardino, Cerquone Projects y las Fundaciones y Colecciones  privadas y el Centro Cultural Chacao y Espacio Libertad en Mérida y la Sala Mendoza y la sala TAC y todos los espacios del interior de Venezuela, y las galerías de arte en Maracaibo y Valencia y los cientos de artistas que trabajamos en toda Venezuela y también en el exterior, porque los artistas que están fuera, también son Venezuela y forman parte de su escena cultural. 


¿Qué futuro vislumbras para el país en estas circunstancias?

Veo un largo y tortuoso camino lleno de mierda por todos lados. Pero Venezuela no se acaba, y el futuro siempre viene acompañado de esperanza. 


Tu trabajo será acompañado con las contribuciones de Beirut Farah Fayyad (Artista Gráfico), Julio Osorio (Fotógrafo), Tamara Chalabi (Directora de Ruya Maps), y Elizabeth Marín Hernández (académica venezolana). ¿Cómo ha sido esta colaboración?

Un excelente equipo de gente profesional y creativa, una colaboración fluida por un trabajo compartido.  Ha sido una tremenda experiencia trabajar con Elizabeth Marín de Espacio Libertad y de La Universidad de Mérida, quien escribió además de uno de los textos del catálogo, un ensayo para Nierika, revista de estudios de arte de la Universidad Iberoamericana de México. He aprendido un montón de la mística y la excelencia del fotógrafo Julio Osorio que retrató con pasión cada una de las emociones encapsuladas en Crisálida.  Y agradecido con Farah Fayyad por su acertada composición para valorar los textos y fotografías del catálogo. Todo esto coordinado con profesional cuidado y entusiasmo por la conservadora Tamara Chalabi a quien le estoy agradecido por su apoyo incondicional. Que te puedo decir, me siento completamente consentido con este grupo de trabajo.  Es un "dream team".


Y ahora, Pepe... ¿Piensas regresar a Venezuela o seguir viajando "con tus peroles a otra parte" *?
Es que ya no hay a donde regresar.  Me fui de la Venezuela que está en mi memoria, de una Venezuela que ya no existe, creo que de una u otra manera todos lo hicimos.  Me siento empaquetado, esperando. Y cada vez que tengo fuerzas viajo a esta nueva Venezuela que miro con terror y desconfianza.  Si, pienso seguir viajando con mis peroles, creo que todos estamos haciendo lo mismo...  y parece que vamos a la deriva. 

 

________________

*  Expresión cotidiana utilizada en Venezuela para referirse a mudanza, cambio de objetos diversos de un lugar a otro.

 

 

 

Notas relacionadas:

- Pepe López convierte el exilio venezolano en una instalación inédita.

- Ariah Lester inicia... el joven venezolano conquista con su voz a Los Países Bajos 

- "Maricones": un cineasta venezolano documenta el "cinema queer" durante la transición española

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Please reload

Instagram
Archivo
Please reload

Síguenos
  • Instagram Social Icon
  • Facebook Basic Square

© 2023 por Ximena. Creado con Wix.com

  • Black Instagram Icon

liceo