• Liceo Magazine

La artista ucraniana Yuliia Tveritina ilustra el día a día del asedio a Kiev.



Yuliia Tveritina nació en Kiev, Ucrania, y por razones profesionales se encuentra actualmente en China. Desde allí se comunica todos los días con su madre, pero el pasado 24 de Febrero la llamada cambiaba completamente su vida: su amada ciudad había sido invadida por las fuerzas militares de Rusia con miras a arrasar a todo su país. Tveterina entró en shock, ni su madre ni sus pequeñas hermanas habían podido ser evacuadas, y en trance por la noticia comenzó a dibujar todo lo que su familia le contaba o veía en las noticias: "Ayer por la mañana mamá me escribió que mi Kiev estaba siendo atacada y que la guerra había comenzado. Ahora ella y mi hermana se quedan en casa, junto con nuestro perro, no pudieron evacuar. Tengo muchas palabras furiosas que me gustaría decir sobre esto, pero no puedo escribir un texto coherente. Por supuesto, tengo mucho miedo. Y también estoy muy enojada", contaba Tveritina en su cuenta de Instagram. "No puedo trabajar, no puedo dormir, no puedo comer, no puedo hacer ningún dibujo, quería hacer uno de apoyo a ésta publicación, como otros colegas ilustradores, pero mi mente está completamente vacía", acotaba, acompañando entonces el texto de una antigua ilustración suya sobre el animé clásico 'La tumba de las luciérnagas'.


"Creo que aquellos que vieron las películas de Studio Ghibli, conocen esta película. Ja estado en mi computadora por mucho tiempo sin terminar porque estaba molesta cada vez que lo miraba. He visto esta película contra la guerra solo una vez y nunca la volveré a ver. Me rompió el corazón completamente. Pienso en todos los niños que ahora conocen la guerra y mi corazón se rompe de nuevo. Esos niños, que se han estado escondiendo por segundo día en el frío subterráneo y durmiendo en refugios húmedos. Nunca hubiera pensado que en Europa, en el mundo moderno, algo así pudiera volver a nuestras vidas."


Pasaría entonces una semana para que Tveterina publicara su primera ilustración sobre ésta tragedia. "Hoy es el séptimo día de la guerra y siento un poco menos de miedo. Por alguna razón, todos dicen que los días más difíciles son el 5, el 15 y el 22, pero el peor para mí fue ayer. Mi mamá, mi hermana y mi perro todavía están en Kiev, en la zona más caliente, no pueden y, al parecer, no quieren irse. Claro, estaría más tranquila si estuvieran en un lugar seguro, al menos podría dormir por primera vez en una semana. Pero no. Alguien dijo que dibujar es una buena terapia. Hoy, por primera vez desde el comienzo de la guerra, pude dibujar una línea y luego dibujar algo. Saben, últimamente me han disgustado mucho las "palomas de la paz", están en todas partes, pero no tienen sentido. En la imagen hay un episodio de 'Cuando el viento se levanta', otra película contra la guerra del Studio Ghibli, en la que el héroe de la película, un diseñador de aviones, camina por un campo de aviones mutilados derribados, "sus hijos" no usados para el bien y en nombre de la belleza, sino para destruir por pura maldad. Me parece que todo se está desmoronando en esta imagen, toda la composición y los acentos de color, al igual que mi vida ahora".


El 14 de Marzo, Tveterina volvería con su imagen más devastadora: "Hoy mi ciudad natal, Kiev, fue atacada otra vez. Miro las fotos de las casas destruidas y reconozco bien cada zona, "debo haber visto esta casa antes, porque mi amigo vive muy cerca". Mi mamá escuchó las explosiones. Me gustaría usar ésta imagen para agradecer a todos los héroes voluntarios que evacuan a las personas de los puntos críticos, las alimentan y las visten, ayudan a buscar personas desaparecidas, rescatan animales abandonados y hacen muchas más cosas maravillosas, en lugar de estar a salvo en algún lado seguro. También agradezco a los servicios públicos que continúan trabajando en las ciudades atacadas, a los cuerpos de bomberos y a todos los que se ponen a trabajar para que la infraestructura siga existiendo. Me gustaría pensar que la visualización gráfica de la evacuación afectará de alguna manera al universo y se convertirá en una realidad para todos los niños encerrados en lugares infernales ahora".

Kiev. 25º día de la guerra. Todo es olor a quemado y alerta de ataque aéreo. Tengo una videollamada con mi mamá y escucho sirenas, luego escucho una explosión. Los cristales de las ventanas sobrevivieron gracias a Dios. Recuerdo que desde la ventana de mi habitación en mi vida anterior siempre miraba el bosque y los lagos, y en algún lugar detrás del bosque estaban Irpin y Bucha, pequeñas ciudades verdes y pacíficas, ahora todo está destruido allí. Entonces pienso en Mariupol.


El Día 3 de Abril sería (hasta el momento de escribir éstas líneas [5 de Abril] el más desgarrador de toda ésta tragedia: la masacre de civiles en el pueblo de Bucha.


3 de abril de 2022, Bucha. Andrew, mi amigo de la infancia, mira el río a través de un agujero en el puente por el que pasó miles de veces para visitar a sus abuelos en su vida anterior a la guerra. Ahora, el puente está cubierto de autos quemados y cadáveres civiles. Es difícil para mí escribir algo objetivo sobre Bucha, porque conocía esta región demasiado bien. Solo puedo decir que ahora mismo siento el mismo agujero dentro de mí.


Ésta historia continuará... (lamentablemente).