• Liceo Magazine

¿Y si ellas contasen la historia?

`El Corazón del Imperio´, nueva serie documental original Movistar+, creada por Santiago Posteguillo, presenta a sus protagonistas: Aitana Sánchez-Gijón, Sandra Escacena, Erika Sanz, Alba Luna, Carolina Garrido, Inti El Meskine, Jennifer Bucovineanu, María Granada y Joana Pastrana contarán la historia de las mujeres durante el Imperio Rumano. Realizada en coproducción con Globalset, constará de 6 capítulos que actualmente se están rodando y llegarán a Movistar+ en 2021.


¿Sabías que las gladiadoras romanas eran una de las principales atracciones del Foro? ¿Qué la tía de uno de los emperadores más cuestionados de Roma llegó a ser senadora? ¿Qué ese mismo emperador fue uno de los primeros transexuales de la historia? Seguramente no, porque la Historia se ha encargado de silenciarlo.

Roma dominó Occidente durante más de 1000 años. Sus hijos fueron los emperadores de medio mundo pero sus hijas no fueron tan fácilmente reconocibles. En `El Corazón del Imperio´, los Marco Antonio, Julio César o César Augusto ceden el papel protagonista a emperatrices, senadoras, esclavas, vírgenes vestales y gladiadoras. A mujeres que no se conformaron con dar a luz a emperadores, sino que decidieron quién ocupaba cada cargo. Cleopatra, Livia, Julia Mesa, Fulvia… nombres de mujeres cuya historia hay que reescribir.

‘El Corazón del Imperio’ es a la vez una serie y un documental ficcionado, donde Santiago Posteguillo, Premio Planeta y uno de los mayores conocedores del mundo clásico, nos guiará por la antigua Roma. Pero, como no podía ser de otra manera, estará asesorado y acompañado por historiadoras expertas en el papel de la mujer en Roma. Unas compañeras de viaje imprescindibles y esenciales, expertas tanto nacionales como internacionales.


JULIA MESA (Aitana Sánchez-Gijón)

Una de las mujeres con más carácter que hayan conocido los libros de Historia. Llega a ser la mujer más poderosa de su época. Julia Mesa no solo comanda legiones, también gobierna, desde la sombra, los devenires del Imperio romano. 

Se convierte en la primera mujer en ser admitida en el Senado, la primera mujer que participa de la política romana con un rango similar al de cualquier hombre. Y no solo es la primera mujer, es la única senadora romana de la historia pero, a pesar de ello, pocos hasta hoy han escuchado su nombre. FULVIA (Sandra Escacena)

Una de las grandes mujeres de la Roma del siglo I y al mismo tiempo otra de las grandes olvidadas por la Historia. Los cronistas de la época la describen como una mujer sin ningún interés por las labores atribuidas a su género: “Ningún interés por el hilado, ni en el hogar, tenía ansias de poder y deseaba ser comandante en jefe.” Hay quien cuenta que la mismísima Cleopatra, con la que compartió a Marco Antonio como amante, llegó a afirmar que estaba en deuda con ella por haber enseñado a un hombre a obedecer la autoridad de una mujer.


La Historia se ha empeñado en contarnos una y otra vez que su mayor gesta fue casarse con Marco Antonio, pero en `El Corazón del Imperio´ descubriremos a una mujer que lidera revueltas callejeras y hace arder el edificio del senado, ese espacio tan exclusivo de hombres… La primera mujer no mitológica, es decir, de carne y hueso, cuyo rostro aparece en una moneda y la primera en ponerse al frente de ocho legiones. LAS GLADIADORAS: AMAZONA (Joana Pastrana), ACHILIA (Erika Sanz) y AUNIA (María Granada)

En Roma había gladiadores… Y también gladiadoras. Por algún extraño motivo, hemos olvidado que en los ludus (centros de entrenamiento de gladiadores) se formaban también ellas. Achilia protagonizará una de las batallas más épicas que recuerde “la arena” de Roma. Contrincantes como Aunia o Amazona no se quedaron atrás.

HELIOGÁBALO (Alba Luna)

Heliogábalo ha sido considerado como el peor emperador de Roma. Pero no por sus actos como gobernante, ya que emperadores desastrosos hubo y muchos… Heliogábalo quería ser mujer, un delito imperdonable para la mentalidad de la época.

Heliogábalo contrajo matrimonio con dos hombres, protagonizando la primera boda gay de la Historia. En su empeño por cambiar de sexo, pidió a sus doctores que idearan la manera de operar y sustituir su sexo por uno de mujer, por lo que será calificado como el primer "transexual”.

LIVIA DRUSILA (Carolina Garrido)

Livia es “la perfecta mujer romana”, ella aúna todas las virtudes que una mujer ha de poseer: belleza, figura maternal, ser buena madre y esposa. En dos años, con tan solo dieciséis, Livia ya había vivido dos partos, dos bodas y un divorcio: será esposa de un emperador (Octavio Augusto), madre de otro (Tiberio) y abuela de un tercero (Claudio).  Sin embargo, Livia guarda un secreto, uno que la Historia jamás perdonará. Livia no dudará en emplear cualquier método para hacer que su descendencia acabe heredando la capa púrpura de emperador, se sospecha de su participación en hasta seis asesinatos. Livia siempre será recordada como “la envenenadora”. Una más de tantas mujeres señaladas por la pluma de los historiadores por utilizar las mismas armas que empleaban los hombres.

CLEOPATRA (Inti el Meskine)

La seductora, la prostituta, la hechicera de hombres… La lista de apelativos que colecciona Cleopatra, es casi inabarcable. Esa es la imagen que los historiadores, el cine y la literatura han tatuado en nuestro imaginario.

Sin embargo, nos encontramos frente a una mujer formada en la Biblioteca de Alejandría, que ha estudiado oratoria, política y derecho. Una diplomática y comandante naval capaz de hacerse entender en más de ocho idiomas, autora de varios libros de medicina y de la que, por cierto, tan solo se conocen dos amantes: Julio César y Marco Antonio.

VÍRGEN VESTAL (Jennifer Bucovineanu)

No se las puede tocar ni mirar directamente a los ojos, jamás una gota de su sangre puede caer sobre el suelo de la ciudad eterna y su sola presencia libera a cualquier condenado a muerte que se cruce en su camino. Las vírgenes vestales son las figuras femeninas más respetadas y veneradas de Roma.

Dos cosas ha de guardar una vestal: el fuego sagrado del templo de la diosa Vesta y su virginidad. Si el fuego se apaga, será castigada con latigazos. Si pierde la virginidad, sepultada bajo las murallas de Roma. 


Lecturas relacionadas:

- Kösem versus Erdoğan



© 2023 por Ximena. Creado con Wix.com

  • Black Instagram Icon

liceo