• Liceo Magazine

Sufjan Stevens y Angelo De Augustine le cantan al cine.

Su primer álbum colaborativo, 'A Beginner's Mind' sale a la venta éste viernes 24 de Septiembre y rinde homenaje tanto a clásicos como películas de culto.



Se ha dicho que escribir sobre música es como bailar sobre arquitectura (imposible y absurdo). Pero, ¿qué hay de cantar sobre películas?


Sufjan Stevens y Angelo De Augustine se han unido para un proyecto colaborativo que hace precisamente eso. 'A Beginner's Mind' es su álbum debut y contiene 14 canciones (libremente) basadas en (en su mayoría) películas populares. El material de origen es intelectual, vulgar y todo lo demás. Una piedra angular del horror zombie ('La Noche de los Muertos Vivientes'), un thriller psicológico de piedra de toque ('El Silencio de los Inocentes Corderos'), una película de acción de alto octanaje ('Point Break') y un clásico de Bette Davis ('Todo sobre Eva') son inspiración para canciones que buscan investigar el significado de la vida, el significado de la muerte... y todo lo demás.



Las películas son solo catalizadoras; las canciones se toman la libertad con su material original, permitiendo tangentes audaces, a menudo enloquecidos con la indagación existencial. 'La Cosa', de John Carpenter, inspira una canción que explora la enfermedad de la paranoia social, mientras que 'Las Alas del Deseo', de Wim Wenders, son componentes básicos de una canción sobre el sufrimiento y el aislamiento humanos. La música es folclórica, dulce, sincera y armónicamente efervescente: Simon & Garfunkel con florituras New Age. Hay un canto fúnebre S&M inspirado en 'Hellraiser III', una canción llena de vida basada en la comedia romántica de animadoras 'Bring It On Again' ('A por todas de nuevo', en España y 'Triunfos robados: Otra vez y Dale Otra Vez' en Hispanoamérica), un himno popular de baja fidelidad femenino basado en 'Nola Darling: She’s Gotta Have It', de Spike Lee. Este álbum abarca toda la gama y se divierte con él, incluso cuando sus compositores siguen totalmente arraigados en los modismos populares melancólicos por los que son conocidos. (Todavía suena en nuestras mentes y corazones la banda sonora de 'Call me by your name').



Lo que comenzó como una presunción superficial se convirtió en una investigación más seria cuando Stevens y De Augustine programaron un año sabático de un mes en el norte del estado de Nueva York para trabajar juntos en la cabaña de un amigo. Su método era simple: ver películas por la noche, hacer bocetos de canciones por la mañana. Escribieron en tándem: una persona escribiendo un verso, la otra un coro, produciendo progresiones de acordes y tapices líricos de cualquier manera, a menudo terminando las oraciones del otro en el proceso. Siguió una rigurosa edición y reescritura. Los resultados son menos una "exégesis cinematográfica" y más una "indagación filosófica divagante" que permite que las canciones se asocien libremente a voluntad. Los puntos de la trama, los resúmenes de escenas y los personajes principales a menudo se ven desplazados por interpolaciones esotéricas que plantean la pregunta más importante: ¿qué significa ser humano en un mundo roto?




Stevens y De Augustine escribieron todo con un deliberado sentido de shoshin, el concepto budista zen por el que se nombra el disco y una idea que permitió a la pareja buscar y escribir sobre inspiración improbable sin nociones preconcebidas de lo que una película tenía que decir. (Las estrategias oblicuas de I-Ching y Brian Eno también sirvieron como incentivos en el camino). Las películas se convirtieron en indicaciones retóricas de un juego meta-textual de teléfono roto, con los compositores dejando que sus distintas reacciones e instintos creativos gobiernen su proceso. El objetivo subyacente era la empatía y la franqueza, sin juicio: observar lo que es puro y bueno, o aparentemente oscuro y vil, con ojos de niño.



En Ghana, a finales de los 80, surgió una cultura novedosa de "cine móvil" cuando unos emprendedores fanáticos del cine proyectaban los éxitos de taquilla de Hollywood en la parte trasera de camionetas con generadores portátiles. Para anunciar las películas, los artistas ghaneses pintaron carteles alternativos, inspirados solo por la escasa información que tenían sobre cada película. Stevens y De Augustine encargaron a un pionero de esta forma, Daniel Anum Jasper, que pintara una serie de obras nuevas para 'A Beginner's Mind' (incluidas las portadas de tres sencillos de 7 pulgadas).



La información sobre el proyecto se mantuvo deliberadamente vaga para que el Sr. Jasper pudiera trabajar sin restricciones. Se presentaron como señales visuales deidades y monstruos míticos, zombis, paracaidistas y un célebre director estadounidense (Jonathan Demme, a quien está dedicado el álbum). Las pinturas resultantes son un simulacro gráfico del mismo sentido de asombro, juego de palabras e intriga que dan forma a la mente de un principiante. Al transformar viejas películas en canciones nuevas y vitales (con nuevas imágenes), Stevens y De Augustine nos piden que nos consideremos a nosotros mismos (y al mundo que nos rodea) desde un punto de vista previamente no considerado, una nueva forma de ver y escuchar, un ejercicio que es tan necesario y relevante ahora como siempre.