top of page
  • Liceo Magazine

El peligro de Shakira x Bizarrap y el comercio del bullying.

La cantante colombiana vuelve a ser #1 (al menos por un día) gracias a una canción en la que humilla a otra mujer.


Arte: @perezfecto
Arte: @perezfecto

El pasado viernes 13 de Enero, medio mundo se paralizó con la nueva colaboración del productor argentino más potente del momento, Bizarrap, y la cantante colombiana Shakira Mebarak. Se esperaba temazo. Un tema para bailar todo el año, pero seguramente ni fans ni haters esperaban lo que sucedió: una masacre verbal al aún esposo de la intérprete de 'Dónde están los ladrones?' y a su supuesta amante. No había sutileza alguna en las letras. A ambos los nombraba, incluso a la suegra. Los fans - palabra que suele denotar ceguera/sordera ante el artista seguido - amaron que Shakira humillara públicamente a los antes mencionados y solo unos cuantos críticos notaron el peligro de la "pseudocanción" que no hace más que comerciar con el bullying. Una muestra bárbara de que aquella fascinación de los romanos al ver en los teatros como su héroe destrozaba públicamente a su oponente más débil aún vende... y vende mucho. El propio Bizarrap ya había experimentado éste fenómeno cuando prestó su estudio como plataforma para que Residente humillara con sus letras a un colega, J. Balvin, con la diferencia de que ésta nueva colaboración aún es más baja: la contrincante de Shakira no tiene plataforma alguna ni millones de fans que le apoyen.



Noor Ammar Lamarty, fundadora de #WomenbyWomen y feminista maghrebí es una de las especialistas que más preocupación ha mostrado al respecto, tomando su Twitter para expresar el problema:


1.- Shakira se cosifica y cosifica denigrando a la nueva pareja de su ex bajo la frase de “cambiar un Rolex por un Casio”. Somos humanas no objetos. No hay nada de empoderante en usar el morbo para ser ruin y machista con otra mujer porque ocupa tu lugar. Hay que saber irse.


2.- Saber irse es aceptar que no tienes que estar a gusto con una situación para aceptarla. Consiste en no construir tu vida entorno a una ruptura con el egocentrismo suficiente para marcarte un álbum señalando a alguien con quien has compartido tanto, pero que ya no es para tí.


3.- Consiste en dejar de vivir en torno al rechazo de un hombre. Y no es empoderarse, es saberte con poder emocional y moral sobre tu vida y tu camino. Y eso no se tiene cuando las frases que motivan tus canciones y aplauden tus fans resentidos aluden a superficialidades varias.


Un ejemplo de poder emocional y moral sobre su propia vida lo dio la cantante Pink cuando lanzó su sencillo/vídeo 'So what' en el que confesaba que su marido la había abandonado. Pink hizo humor con la letra ("creo que mi esposo me ha dejado. No supe a dónde se fue") e incluso lo invitó a participar en el vídeo del mismo. La canción fue #1 y estuvo nominada al Grammy por su calidad lírica, musical y vocal.



Sigamos con Ammar Lamarty:


4.- “Las mujeres ya no lloran, las mujeres facturan.” No Shakira, tu dinero y tu poder no compran tu estado emocional, tampoco suple tu dolor hablar de una mujer que tiene derecho a estar con quien quiera porque la gente no es de nadie. Una mujer con una intimidad reventada ya.


5.- A todas nos han roto el alma y el corazón, y no creo que todas las mujeres nos hayamos dedicado a escribir a la “siguiente” o a decir barbaridades de ella por compensar nuestro daño. Es mezquino e infantil. El poder se ejerce con responsabilidad, si no, es peligroso.


6.- Es muy peligroso que una mujer con millones y millones de visualizaciones señale a otra mujer de forma implícita por su relación con su ex pareja. Atentaría fácilmente contra su derecho al honor y a la vida privada. No todo vale, no todo gira en torno al amor de un hombre.


Muchos fans han salido en defensa de la cantante apuntando que "el despecho" es algo que siempre ha estado presente en las canciones sean masculinas o femeninas e incluso citan a artistas como Adele quien publicó todo un álbum de despecho (21). Pero no, Adele nunca mencionó a su ex ni mucho menos a la persona con quien éste pudiera estar rehaciendo su vida. Menos aún a la suegra. Se llama "tener clase", aunque nuevamente muchos fans digan que las mujeres no tienen por qué seguir siendo "educadas".



Ammar Lamarty continúa:


7. Hay formas sanas y conciliadoras de hacer música con tu vida sin caer en simplezas , solo le hace pensar a millones de mujeres en el mundo que pendemos de un hilo si ÉL no nos quiere. No nos morimos detrás de algo así, la vida sigue, el dolor cuando se escucha se transforma.


8. Me refiero: tenemos tanto que vivir, que solucionar, que sentir, que cambiar, que ser las mujeres!, que esté reduccionismo me parece insultante. Facturar como acción que se nos asocia como empoderante es cutre y clasista. ¿Quieres un pin por facturar?


Afortunadamente, al final la calidad parece imponerse. El mismo día que Shakira lanzaba su colaboración con Bizarrap, la también cantante Miley Cyrus estrenaba 'Flowers', sencillo y vídeo promocional de su nuevo álbum 'Endless Summer Vacation', a la venta el 10 de Marzo, en el cual curiosamente expresa también su dolor tras el rompimiento de una larga relación y promete ahora amarse más a ella misma. El lanzamiento fue opacado por la cobertura mediática del anterior, pero apenas pasaron 48 horas y el circo había terminado, su canción "floreció" en el #1 de todas las plataformas musicales del mundo. Al final, todo se reduce en tener amor propio.



bottom of page