• Liceo Magazine

Recordando a Lady Chablis, la diva trans que conquistó Hollywood.

En celebración del Día Internacional de la Visibilidad Transgénero, en LICEO Magazine queremos recordar y honrar el legado de una de las primeras grandes actrices trans del cine comercial.



The Lady Chablis, también conocida como The Grand Empress o Brenda Dale Knox (Estados Unidos 1957 - 2016) fue una autora, actriz y artista de club transgénero que comenzó su carrera a la edad de 15 años, mientras equilibraba varios trabajos diferentes. En la década de 1980, una oferta de trabajo la lleva mudarse de Atlanta a Savannah, Georgia; donde se consagraría como toda una diva de la noche hasta conquistar la atención del escritor John Berendt quien terminaría inmortalizandola con su propio nombre en el exitoso libro 'Midnight in the Garden of Good and Evil' (Medianoche en el Jardín del Bien y del Mal), convirtiéndola de ésta manera en una figura pública al instante de su publicación en 1994. El carisma de Chablis era avasallante. Apenas tres años después ya estaría protagonizando la adaptación cinematográfica del libro como ella misma, tras encargarse personalmente de seducir - histriónicamente hablando - al director Clint Eastwood, con los productores de Warner dándoles a ambos luz verde para crear juntos. Un parteaguas en la historia de la presencia y la representación de las personas trans en el cine.


Medianoche en el Jardín del Bien y del Mal
Medianoche en el Jardín del Bien y del Mal

En la película, John Cusack interpreta a John Kelso, un periodista de una revista de Nueva York que cubre una gran fiesta de Navidad en Savannah, Georgia, cuando se ve envuelto en una sórdida investigación de asesinato que involucra a estafadores homosexuales, un aristócrata local y la peculiar sociedad política del Sur. Sin embargo, la figura más convincente (no sólo el personaje, ya que se interpreta a sí misma) es Lady Chablis, una artista travesti transgénero que actúa como el Virgilio de John, guiándolo por el paisaje húmedo de Georgia. Pero Chablis no está en la película sólo por su descaro devastador. En un par de escenas de la segunda mitad, Chablis aplica un toque camp a dos grandes sistemas que exigen reverencia —las convenciones sociales y la ley— cruciales para su supervivencia como mujer queer en el Sur. Al hacerlo, demuestra que “burlarse” de ciertas autoridades dedicando una atención campestre a los matices que las componen puede ser la mejor (y la única soportable) manera de tomarlas en serio. En quizás la secuencia más divertida de la película, Chablis irrumpe en "el baile de los negros", un evento estilo cotillón completo con guantes blancos y un cuarteto de cuerda. Después de atraer miradas por su vestido de lentejuelas azul eléctrico, Chablis procede a probar con cautela los límites de la tolerancia social, mezclando una actuación matizada de decoro con la transgresión suficiente para modificar a fondo a los otros invitados sin que la echen. Esta burla es divertida, por supuesto, pero también revela una comprensión precisa de los límites sociales.


Lo mismo ocurre con la siguiente escena en la que se interroga a Chablis en el tribunal sobre su relación con la víctima del asesinato. Chablis interpreta el papel de testigo estrella, personaje clave en el cine negro, y juega deliciosamente con el procedimiento judicial. Pero vemos cuán seria es la ley para Chablis cuando los abogados comienzan a investigar su estilo de vida. Sí, ella usa drogas; sí, alberga criminales; y sí, de hecho posee una "caja de herramientas de hombre". Las miradas de desaprobación del jurado y el juez sobre este último punto revelan la verdadera precariedad de la posición de Chablis ante los ojos de la ley y, sin embargo, su inteligencia de camp ayuda a atenuar la amenaza. Cuando el juez ordena al Señor Devoe (nombre de pila de Chablis) que se siente, la Dama responde perfectamente: “Señorita Devoe, por favor, soy una chica soltera para su buena suerte, su señoría". Diversión descarada, pero también un comentario serio sobre la capacidad de definición de la ley.


(Con información del ensayo '¿Puede el Camp ser tomado seriamente?, de la serie 'Postcards from Camp' de Slate.com, publicado en inglés y traducido por Liceo Magazine) https://slate.com/tag/postcards-from-camp