• Liceo Magazine

Analía Fraser: el largo viaje de una cineasta.

La cineasta argentina acaba de dar su salto a la comedia con 'Fachamamma', serie de la plataforma Geluk en la cual reflexiona sobre las familias disfuncionales.



Cristina lleva un largo tiempo sin ver a sus hijas Luján y Emilia. Así que las tres asisten a una reunión virtual en la cual Cristina intentará convencerlas para que colaboren en la fiesta de cumpleaños número ochenta de la abuela... pero sólo podrán llegar a entenderse si son capaces de decirse los secretos que guardan desde hace mucho tiempo.


Ésta es la sinopsis de 'Fachamamma', serie de la productora/plataforma Geluk Cinema desarrollada por la cineasta argentino-croata Analía Fraser ('Una mirada', 'Call me when you're dead', 'La restauración') con quien hemos tenido el honor de conversar en Liceo Magazine.


Analía, ¿cómo fue tu proceso de búsqueda personal y profesional para llegar a 'Fachamamma'?

Sin duda, ésta búsqueda personal y artística está atravesada profundamente por un proceso de migración que no solo reconfigura toda tu vida personal sino toda tu apreciación artística, todos los códigos que uno aprende en su carrera previa a emigrar. Creo que toda mi producción como directora ha cambiado considerablemente desde que dejé a la Argentina para asentarme en Europa [Fraser ha obtenido la nacionalidad croata tras años de ser "una latina más" en Barcelona]. Y ya en éstos años de rodaje de 'Fachamamma' (2019 - 2021) con el COVID de por medio pues también me tocó aprender a reírme de mí misma. De hecho es la primera vez que escribo comedia. Pero es que la serie soy yo (risas). Incluso mis amigos o quiénes más me conocen me cuentan que cuando la ven se ríen porque sienten que están en el sofá hablando conmigo. Creo que 'Fachamamma' es sin duda lo más genuino y lo más honesto que he hecho hasta ahora.



Desde la construcción de un humor profundo y reflexivo, "Fachamamma" utiliza el diálogo como recurso central de la trama para abordar situaciones cotidianas con las que la mayoría del público seguramente se sentirá identificado. “'Fachamamma' invita a preguntarnos cuántas de nuestras inseguridades actuales surgieron en la infancia y si somos capaces de emprender la cruzada personal de sanarnos a nosotres mismes”. Nos cuenta Fraser, quien creó la historia mientras estaba enclaustrada como el resto del mundo por causa de la pandemia global.


¿Cómo fue entonces éste proceso creativo en un momento tan especial?

Antes de la pandemia ya trabajaba como montadora con Geluk Cinema en diferentes proyectos de Latinoamérica y en un momento me "quejé" ante el director general de que la mayoría de éstos proyectos eran dirigidos por hombres. Para mi sorpresa su respuesta de lo más natural fue "bueno, escribí algo y dirigílo vos". Pero, la verdad es que en ese momento no tenía ningunas ganas de escribir, como todos los seres humanos lo único que quería era que acabara la pandemia y salir. Pero bueno, por fortuna pronto me di cuenta de la gran oportunidad que tenía de poder desarrollar mi propio proyecto y además aprovechar ese tiempo y dije que sí. Justo acababa de apuntarme a un taller de la Asociación de Mujeres Cineastas Españolas a la que tengo el honor de pertenecer (ya sabes, en ese momento todas dábamos y tomábamos algún taller online para pasar el tiempo - risas) y era un taller de dirección de actores con Raquel Toledo. Entonces en la primera clase, para hacer más útil el taller, Raquel nos pide que trabajemos sobre un proyecto propio que estuviéramos trabajando y yo le dije que no tenía nada, pero que justo un día antes me habían pedido que realizara un trayecto y que lo único que tenía claro era que lo quería hacer con mujeres porque todos mis compañeros eran hombres, heterosexuales de paso. Feminismo radical (risas). Así que fue perfecto porque estuve acompañada y guiada durante todo el proceso creativo. Y bueno, la guinda del pastel eran las conversaciones que tenía todos los días con mis amigas sobre la experiencia de estar encerradas o comunicarse con sus madres, hermanas o hijas y nada, fue sentarme y en una semana ya tenía escrita una serie completa sobre éstas mujeres, que aunque son muy ridículas, muy exageradas en su forma de ser (¡vamos, es una comedia!) creo que todas podemos fácilmente identificarnos con alguna de ellas. Y finalmente, creo que el tono de comedia salió solo, porque pensé que si iba a hablar de una familia disfuncional no debía hacerlo desde la tragedia sino desde la comedia. Ya el mundo estaba demasiado cargado de drama como para sumarle uno más. La pandemia seguía cobrando víctimas y no sabíamos si era lo último que vamos a hacer. Si íbamos a "reírnos" de las madres, teníamos que hacerlo desde el respeto, porque nadie quiere que le hablemos mal de su madre (¡aunque sea una fachamamma!)


Póster de 'Fachamamma', de Analía Fraser.
Póster de 'Fachamamma', de Analía Fraser.

La serie de siete capítulos reflexiona en clave de humor sobre los mandatos familiares, destacando por la frescura interpretativa de sus protagonistas.


Con el tono de una típica comedia de enredos, 'Fachamamma' expone el vínculo disfuncional entre una madre y dos de sus hijas adultas.


La reconocida actriz Silvina Acosta se pone en la piel de Cristina, una madre con poca empatía que intenta recuperar el vínculo con sus hijas. Cecilia Harkin interpreta a la rebelde Emilia, la hija fóbica e incomprendida que emigró a México de pequeña, a causa del divorció de sus padres. Mientras que Mariel Neira, en el papel de Luján, representa a la hija mayor, que aportará en todo momento sus profundos conocimientos sobre desarrollo espiritual.



¿Cómo llegaste a todas éstas actrices?¡Son realmente increíbles!

Bueno, imagínate. Silvina es una actriz maravillosa súper reconocida en Argentina. La había seguido de toda la vida y fue en la primera que pensé. Sabía que era genial, pero que aún tenía un lado cómico que no había explotado lo suficiente. Así que me atreví. Le escribí, le mandé el guión y para mi sorpresa me dijo que sí. Fue como "WOW, hay que rodar ésto ya". En cuanto a Mariel, que es Luján, nuestra líder espiritual y chamánica, vi en ella muchas cosas que me gustaron, desde su carrera en el circo y en el teatro underground hasta su lucha activista como parte del colectivo LGBTIQ+ o Actrices Argentinas, que es otro colectivo que lucha para erradicar la violencia que sufren muchas actrices en el set de rodaje y quien finalmente le dio un vuelo muy importante al personaje. Luego tenía que buscar una actriz mexicana porque era un país con quien Geluk quería trabajar y a Ceci la elegí tan pronto la vi porque es un huracán (además de actriz es presentadora, es influencer de redes sociales, es bailarina, se maneja súper bien con las cámaras... piensa que además de buenas actrices necesitaba que fueran súper proactivas porque se tenían que grabar solas en sus habitaciones...) y su voz me cautivó desde la primera palabra que pronunció.


¿Y luego cómo fue éste proceso de rodaje? Porque la verdad cuando lo veo no puedo parar de pensar cómo lo grabaron. ¿Fue en vivo para que se viera tan natural o lo hizo cada quien por su lado? Contáme.

Fue súper interesante. Todo fue vía zoom. Teníamos unos ensayos súper largos e intensos durante una semana y luego grabábamos el capítulo a la siguiente... y así una y otra vez durante aproximadamente dos meses. Nos conectábamos y yo controlaba el zoom y grababa la pantalla. Por su lado, cada una de ellas tenía sobre su ordenador su propia cámara en HD, así yo tendría diferentes puntos de vista para realizar el montaje, y sus auriculares para tener el retorno de sus compañeras, pero ellas nunca la veían, porque ellas no miraban a la cámara del ordenador, ellas realmente miraban a la cámara HD, así que no podían verse, digamos que no era para nada modo selfie. Es decir, necesitaban un gran trabajo de concentración.


El equipo de trabajo se complementa con la cantautora Leti Burbuja, que compuso la banda sonora, Malena Catoni en la post producción de color, Virginia Zapico en el diseño gráfico y Cinabrio Estudio en la post producción de sonido. ¡Puro Girl Power!



¿Te propusiste hacer una serie feminista o la conformación del equipo fue un poco casualidad?

Sí, somos todas chicas, menos el productor y un compañero que hizo ajustes finales al sonido, pero ciertamente ésta fue una serie creada con el propósito de trabajar con chicas. Fue muy interesante todo lo que ocurrió con ésto. Fíjate que Benedicto, aunque es un personaje que siempre se le nombra, nunca lo vemos... y ésto creó mucha incertidumbre. Los espectadores masculinos se preocupaban por no ver un varón. Me decían que cómo era posible ésto. "¿Por qué no sale Benedicto, por qué no salen los padres de los chicos?". Señores, porque no estamos representando masculinidades, ésto es otra cosa. Es la representación de una relación Madre-Hija fracturada. Y la serie lo que pretende finalmente es buscar la sanación de ésta relación a través del arte, a través del humor.


Por cierto, ¿cómo fue para tí trabajar por primera vez dentro de éste género?

Como ya comentaba, todo surgió de manera natural con la pandemia, la necesidad humana de reírnos de nosotras mismas. Pero, claro, me sentía muy vulnerable porque no sabía si lo que para mí era gracioso para alguien más podía ser un mal chiste. Así que no fue hasta que recibí el feedback de las actrices que realmente me sentí segura. Recordé una película clásica argentina, 'Esperando la carroza', cuyo subgénero dígamos es el "grotesco criollo", que surgió tras la llegada de la comunidad italiana a Argentina y todas las confusiones graciosas que se generaban entre unos y otros al no entender bien el idioma del otro. Entendí que la comedia de enredos es un poco la que mejor identifica al argentino y me fui por ahí. Porque somos eso, un poco caos, como que desde aquella oleada de inmigración nos acostumbramos a no escucharnos bien y de ahí surgen los malos entendidos y desde afuera esto es genial para el humor.


¿Y ahora que ha terminado ésta pandemia y has salido a la luz nuevamente, qué? ¿Tendremos nueva temporada?, ¿en qué andas?

Sería encantador. La verdad todos estamos muy felices con la serie y con los personajes, tengo muchas ideas, incluso la posibilidad de llevarla al teatro... pero bueno, mientras sigamos promocionando ésta "primera parte". Por otro lado, ahora estoy preparando un documental con varias colegas y alistándonos para rodar pronto. Si hay algo que 'Fachamamma' me enseñó es que no necesito una subvención para contar una buena historia. Sólo se necesitan ganas, un buen tema, un buen equipo... y ala, a contar tu historia.


Para ver 'Fachamamma' no se necesita suscripción de ningún tipo, ya que la plataforma funciona con la venta de contenidos de forma individual. Una vez que se compra el acceso para ver la serie, se disponen de 15 días para verla de forma ilimitada.


Disponible en cualquier lugar del mundo a través de la compra de accesos en Geluk Cinema.