• Liceo Magazine

El minimalismo de Xavier Franquesa y Salvador Saura se hace grandioso en la Galería José de la Mano.

Juan Naranjo ha comisariado la exposición 'Espacializaciones artísticas a principios de

1970', que puede visitarse en la galería madrileña hasta el próximo 10 de diciembre.



La exposición Xavier Franquesa y Salvador Saura. Espacializaciones artísticas a principios de 1970 recupera la interesante producción artística que Franquesa y Saura hicieron en la década de los setenta. Su innovador y exquisito tratamiento del espacio los convierte en unas de las figuras más destacadas del minimalismo en Cataluña.



En la década de 1960, durante su formación universitaria, entraron en contacto con las nuevas teorías artísticas. Era un momento en el que la abstracción geométrica, el minimalismo y el arte concreto empezaban a estar presentes en la música, la poesía y el cine más rupturistas. Seducidos por estas nuevas ideas, empezaron a utilizar frecuentemente el dibujo como materia artística y como un instrumento de conceptualización. Su concepción evolucionó de las artes plásticas a las visuales. Se interesaron por la abstracción, pero se alejaron de los aspectos gestuales y matéricos que habían estado presentes en el informalismo. En sus primeros años, el silencio y el vacío están muy presentes en sus experimentaciones espaciales. Formaron parte del grupo Major de Gràcia, compuesto por jóvenes artistas, escultores y poetas que iniciaron nuevos acercamientos a la producción artística. Sus propuestas fueron expuestas en la Sala Gaspar de Barcelona y en los Encuentros de Pamplona en 1972.


Franquesa, Sin título, 1970.
Franquesa, Sin título, 1970.

Xavier Franquesa (Barcelona, 1947), artista y escritor, ha combinado la práctica artística con la teoría y la docencia como catedrático de Dibujo en la Facultat de Belles Arts de la Universitat de Barcelona. Formó parte del Grupo Major de Gràcia y del Grup de Treball, dos importantes colectivos de jóvenes artistas de la década de 1970. Sus obras han sido objeto de numerosas exposiciones y forman parte de las colecciones de museos e instituciones como el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía de Madrid y la Fundació la Caixa de Barcelona, entre otras.


Sus experimentaciones espaciales le llevaron a publicar Cinc convergències (Barcelona, 1972), libro de artista-manifiesto en el que parte de la utilización mínima de elementos, realizando una obra de una gran sencillez formal, aunque siguiendo la definición que hizo Robert Morris, “la sencillez de la forma no implica la simplicidad de su experiencia”.



El concepto fue ganando cada vez más presencia en sus planteamientos, las letras, los números, las medidas empezaron a tener visibilidad en sus representaciones, en las que jugó con la angulación, la deformación, o la ruptura de la perspectiva perpendicular, para acercar al observador otros puntos de vista, proporcionado nuevas lecturas, como en la obra de gran formato -20 x 10 metros- que proyectó en el suelo de los Encuentros de Pamplona (1972) o en el libro Amidament (Barcelona, 1973).


Saura, Sin título, 1971.
Saura, Sin título, 1971.

Salvador Saura (Molins de Rei, Barcelona, 1950). Artista y diseñador, sus investigaciones en la década de 1970 se centraron en la espacialización, jugando con la ordenación de formas geométricas y donde el vacío adquiere una gran importancia, lo que le llevó a la realización de propuestas muy radicales, como en el libro de artista Estudi para un dibuix de 1972, compuesto por una secuencia de páginas en blanco que finaliza con una línea vertical en la última. En esa época, combinó el uso de la pintura, el dibujo y la escultura con la fotografía y el cine para realizar sus creaciones. En 1972 también publicó el libro de artista Triedre-Angle Recte en el que presentó un conjunto de estudios tridimensionales.



Saura formó parte del grupo Major de Gràcia con Xavier Franquesa, Carles Camps, Santi Pau, Jordi Pablo, Francesc Torres y Carles Ameller. Sus propuestas fueron expuestas en la Sala Gaspar de Barcelona y en los Encuentros de Pamplona en 1972. El interés de las creaciones espaciales de Salvador Saura traspasó lo local y fueron incluidas en An annual of new art an artist, de 1974, junto Christian Boltanski, Jan Dibbets, Hamish Fulton, Richard Long, Urs Luthi, Robert Fillou, Juan Hernández Pijoan y Sergi Aguilar. Sus obras pertenecientes a este periodo forman parte del Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, de Madrid, y del Museu Nacional d' Art de Catalunya, de Barcelona.