• Liceo Magazine

Alfonso del Moral: 'De la fantasía', un banquete virtual sobre la identidad sexual en su pintura.


Alfonso del Moral
Alfonso del Moral

Si hay algo que hace destacar a un artista entre sus iguales, más allá de la técnica, su cultura general (referentes) y compromiso con el contexto social es sin duda su capacidad de riesgo para proponer un discurso a sabiendas de incomodar a todos a su alrededor. Alfonso del Moral (Murcia, 1992) ya tenía un nombre ganado en el círculo artístico de su ciudad natal y en Valencia, a donde se había trasladado para completar su formación académica en Bellas Artes; incluso había ganado ya premios internacionales por su trabajo con la acuarela (Se ha llegado a decir de él que conforma, junto con otros artistas, la nueva “Escuela de Murcia” de pintura; y su compromiso con el arte en su ciudad es tal que funda con un grupo de amigos artistas la Agrupación de Acuarelistas de la Región de Murcia en 2015). Pese a todo ésto, Del Moral no dudó en presentar como Trabajo Final de Grado (TFG) para obtener su título oficial por la Universitat Politècnica de València una serie pictórica en la que retrataría de forma explícita los fetiches sexuales de la comunidad gay de éstos días, es decir, unos fetiches ampliados por las cámaras móviles y las redes sociales: 'Just some fantasies'. Un trabajo casi antropólogico, que la fotografía documental ya había plasmado, pero que él se ha encargado de tratar a través de su arte, tan bello como sutil.


Alfonso del Moral: Sin título, 2020.
Alfonso del Moral: Sin título, 2020.

Alfonso, ¿En qué momento decidiste tomar éstas imágenes de porno amateur generado por los seguidores de tus redes sociales y convertirlas en arte? Vivimos en una época en la que crear y compartir imágenes está al alcance de todo el mundo. Nuestra sociedad es la sociedad de la imagen, y hemos ido renunciando a la intimidad porque ya no le otorgamos el valor de antes. La hiperexposición en red es una tónica de nuestro tiempo, y la imagen funciona como valor de cambio. Era inevitable entonces que la imagen del cuerpo desnudo funcionara como moneda en contextos en los que la visualidad se configura determinante como reclamo para generar atracción en los otros.

Durante la carrera en Bellas Artes en la Universitat Politècnica de València he cursado asignaturas que me han ido conduciendo a una mayor preocupación por ciertos discursos o problemáticas contemporáneas, pero faltaba la chispa que me ayudara a centrar o acotar el discurso en una dirección. De manera espontánea decidí investigar en esas conexiones que has mencionado pero desde un punto de vista lgtb y en concreto en un espacio que para muchos hombres gays es casi identitario: el sexo y las distintas formas que tenemos de relacionarnos a través de él con los demás y con nosotros mismos.


Alfonso del Moral: Sin título, 2020.
Alfonso del Moral: Sin título, 2020.

Ésta idea vaga que me vino a la cabeza en tercero de carrera la exploté durante el último curso y se convirtió en mi Trabajo Final de Carrera. Me inquietaba mucho plasmar el hecho de que nuestras subjetividades no son coherentes, ni cohesionadas; es decir, somos seres paradójicos y nos gusta una cosa y la contraria, somos una cosa y la contraria, hacemos una cosa y la contraria. Ésta paradoja quería plasmarla en mi obra, en éste proyecto, mediante el contraste entre una imagen tan explícita y una factura tan clásica. Un estilo muy respetuoso con la tradición académica y un significado muy alejado de cualquier tradición artística. Es en ésta tensión entre academia y "porno democratizado" donde surge el discurso de 'Just some fantasies'. Ya llevaba tiempo pensando que la tradición pictórica, a diferencia de la fotografía o el vídeo, que siempre han sido más liberados, ha representado la sexualidad de manera velada, mediante figuras retóricas que indirectamente te llevaban a entender que se referían al sexo. ¿Por qué la pintura no podía llegar a ese límite?, ¿por qué no se podía forzar a la pintura para que representara de forma explícita al sexo? Era preguntas que quería responder con éste proyecto.


Alfonso del Moral: Sin título, 2020.
Alfonso del Moral: Sin título, 2020.

Eres un artista muy valiente siendo tan joven. ¿No te dio miedo con el nombre "respetable" que ya tenías como retratista abordar un proyecto tan "indecente" como éste? ¡Qué buena pregunta! Yo venía de ser un niño formal y de tratar de ser y hacer todo lo que yo creía que los demás esperaban de mí. A la par de mis estudios de arte, estudié derecho en la Universidad de Murcia, hice un máster en abogacía e incluso había comenzado ya un doctorado... pero después de un año no pude sostener aquello por más y exploté... salí del armario y decidí moverme a Valencia a oficializar mis estudios de Bellas Artes. Por fortuna, allí me sentí en un espacio seguro en el que se me hacía fácil plantear un discurso queer, más crítico y alejado de ese retratista clásico. Entonces no podría decir que sentí miedo en ningún momento. Lo que se produjo en mí, a la hora de aceptar mi sexualidad, es que aprendí a ser más valiente, a tomar decisiones que sólo yo podía tomar y que una vez que las tomas no tienen marcha atrás. Es como un círculo vicioso que entre más decisiones tomes sobre tu vida, más valiente te vuelves y más fácil te resulta seguir tomándolas.


Alfonso del Moral: Sin título, 2020.
Alfonso del Moral: Sin título, 2020.

"Ahora transito por un área en constante tensión entre quien era y quien quiero ser. O, mejor, en gerundio, quien quiero “ir siendo”. Una tensión que todos experimentamos. La tensión entre la tradición y la vanguardia; entre el deber y el querer; entre la norma, la convención y la moral, por un lado; y el conflicto, el delito y el deseo, por otro." (Alfonso del Moral en su TFG*). Fue entonces cuando la identidad se convirtió en un tema primordial para tí y concentraste todos tus estudios en investigar, pintar y reflexionar en torno a ella. Sí. En 'Just some fantasies' quería pues hablar del sexo a través de la pintura. Comencé haciendo series muy pequeños de cuatro o cinco pinturas hasta dar con otro tópico que me permitió delimitar ésta investigación: el deseo... en la sociedad 2.0. Leí a filósofos como Juan Martín Prada, Antonio Negri... y todo poco a poco fue tomando sentido, hasta que me creé la cuenta @justsomefantasies en Instagram para ir compartiendo éstas imágenes y enseguida apareció el tema morbo como punto de atracción. Uno de los seguidores me envió una foto teniendo sexo con su novio y me dijo que le encantaría que lo pintara. Y así lo hice (Imagen inferior a éste párrafo). De repente, cuando subí la imagen y lo etiqueté (él tenía en ese momento como 20mil seguidores) un aluvión de seguidores comenzó a enviarme éstas fotografías de su intimidad para que también los pintara. Allí ya encontré el sentido definitivo del proyecto y fui entonces yo mismo, de forma explícita, quien comenzó a pedirle a mis seguidores que me enviaran sus fotos... y la gente respondió muy bien (Exhibicionismo 2.0). Además me di cuenta que formalmente era muy bueno para mí porque al no ser yo quien elegía el encuadre, la luz, el color, o la acción, estaba trabajando con un rango de imágenes mucho más amplio del que yo habría sido capaz de crear por mí mismo, dando forma - al final - a una especie de plataforma donde la gente podía aportar su propia obra como debate crítico al concepto hegemónico del deseo.


Alfonso del Moral: Javier  y Daniel, 2020.
Alfonso del Moral: Javier y Daniel, 2020.

"La multitud conectada tiene un potencial participativo, emancipativo y creativo que no sigue la lógica de la uniformización. Pretende contagiar al otro la vitalidad, el entusiasmo. Frente al biopoder, el intento del poder de dominar la sociedad, del control político, de producir subjetividad; la biopolítica, una política de la vida con una lógica de liberación, de libertad liberada, de autodeterminación. El arte debe ayudar a liberar ese “monstruo”, ese desmedido deseo latente en la multitud." (Alfonso del Moral en su TFG*).


Alfonso del Moral: Alegoría  de la multitud  conectada, 2021.
Alfonso del Moral: Alegoría de la multitud conectada, 2021.

¿Y ante tantas fotografías cómo decides finalmente cuáles vas a pintar? Al principio del proyecto trataba de hacerlo más variado en cuanto a prácticas sexuales, pero después quise que hubiera más variedad de color, luego en cuanto a la luz, y así... me habría gustado encontrar una variedad más amplia en cuanto a tipología de cuerpos, pues la mayoría de las fotos son de personas con cuerpos bastantes canónicos, supongo que porque éstas personas están más a gusto con su cuerpo y de allí que también sean las que más quieren exponerlo en público. También me habría gustado recibir imágenes de hombres no cis... Pero bueno, volviendo a tu pregunta, debo decir que - evidentemente - además de la composición, luz, color... también entran mis gustos personales. Si una persona que me envía una foto me parece muy atractiva, seguro voy a estar más motivado para pintarla. "No experimento el mismo placer si pinto un paisaje que un cuerpo de unas características que encuentro atractivas. La pulsión que siento en este último caso es mucho más potente, porque afecta directamente a mi deseo. Y mi deseo es determinante de mi identidad [...] Por eso para mí este tema es tan trascendente y por eso en mi trabajo encuentro la definición de identidad a través del deseo. ¿Quién soy yo? Lo que deseo." (Alfonso del Moral en su TFG*).


Alfonso  del Moral, autorretrato, 2020.
Alfonso  del Moral, autorretrato, 2020.

Algo que le da a tu obra aún mayor importancia es que tú mismo formas parte de éstas fantasías, autorretratándote en ellas. Recuerda que aunque el proyecto sea bastante múltiple tiene mucho de identitario, porque plasmo a un tipo de personas con las que me siento identificado, así que no podía faltar mi propia contribución. De hecho, yo también me muevo en ese circuito y genero imágenes de ese tipo fuera de la pintura - en las aplicaciones de ligue, para dejarlo claro, a la hora de entrar en el juego -. Y alguna vez he visto una de mis fotos y digo "¡oh, qué bonita, debo pintarla!". Por supuesto, en éste punto ya hablamos de la egolatría que todo artista tenemos, más aún si eres un artista pujando en el mercado de la carne (risas). Además, plenamente consciente, de que mi contribución también anima a más gente a participar. Ésto es como Grinder, si no das la cara, la gente no va a confiar en ti, va a pensar que pasa algo raro. Así que aquí también había que dar la cara... o el cuerpo... o el culo. "Es posible que para algunos lo que pinto sea inmoral… pero inmoral fue el 'Juicio Final', de Miguel Ángel; la 'Maja desnuda', de Goya; el 'Origen del mundo ', de Courbet o la 'Olympia', de Manet. Y hoy forman una parte orgullosa e indispensable de nuestra cultura" (Alfonso del Moral en su TFG*).


Imágenes de la exposición 'Just some fantasies' en la galería Arniches 26, Madrid 2021.
Imágenes de la exposición 'Just some fantasies' en la galería Arniches 26, Madrid 2021.

En Abril de 2021, la galería Arniches de Madrid abrió sus puertas a la exposición 'Just some fantasies', convirtiéndose durante tres semanas en un lugar donde hablar abiertamente de sexo, como espacio para el debate y la crítica del concepto hegemónico de deseo, establecer nuevas relaciones y compartir confesiones íntimas que normalmente se reservan para el grupo más cercano de las amistades. No solo había hombres homosexuales, sino de todo tipo de géneros y orientaciones que sintieron ese sitio como un espacio seguro. Y esas relaciones establecidas en torno al deseo eran una reproducción de las que estaban representadas en las paredes, convirtiéndose así en un organismo vivo que se retroalimentaba. 'Just some fantasies' recreaba la vida y la vida recreaba 'Just some fantasies'.

*****

* DEL MORAL, Alfonso. 'Just some fantasies' (Trabajo Final de Grado), Universitat Politècnica de València, 2021.


Lecturas relacionadas:

- 10 artistas queer que tienes que conocer (+18)